Cualquiera minimamente aficionado a la animación japonesa conoce a Hayao Miyazaki, uno de los grandes maestros de esta disciplina. No hace mucho tiempo conocíamos la triste noticia de su retirada de la producción de largometrajes, casi a la vez que le concedían el Oscar honorífico a toda su carrera. Ahora es un buen momento para repasar su trabajo, descubrir una vez más esos mundos de fantasía, y lo haremos la mano de nuestra colaboradora Sabrina. A partir de ahora los lunes en Asiateca son de Miyazaki, e iremos repasando toda su filmografía en esta nueva iniciativa.

hayao miyazaki shycatgirl

Nacido el 5 de enero de 1941 en Tokyo.  Se gradúa en Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad Gakushuin en 1963 y en abril del mismo año empieza a trabajar como animador y responsable de diseño y guión gráfico en Toei Dōga en filmes como Las aventuras de Hols, el príncipe del sol: La princesa encantada (1968) o El maravilloso mundo del Gato con botas (1969).  Allí conoce a su mujer, la animadora Akemi Ota, con quien tiene dos hijos: el director y animador Gôro Miyazaki y el tallador de madera Keisuke Miyazaki. Fue también en Toei, en el sindicato más concretamente, donde forja su amistad con Isao Takahata y Yasuo Ōtsuka. Después de varias desavenencias con el gigante cinematográfico, los tres dejan Toei y, en su paso por diversas compañías dirige varias series de televisión como: Conan, el niño del futuro (1978), Lupin III (1980) –algunos capítulos– y Sherlock Holmes (1981) –algunos capítulos–. Es gracias a sus colaboraciones con Heidi (1974) y Marco de los Apeninos a los Andes (1976) de Isao Takahata, que viaja a Europa para buscar localizaciones y se enamora del paisaje Europeo que recreará en muchas de sus películas. Su ópera prima llegará en 1979 Lupin III: El castillo de Cagliostro pero es con Nausicäa del Valle del Viento (1984) que su obra empieza a resonar y gracias al apoyo del entonces redactor jefe de Animage, Toshio Suzuki, se funda el Studio Ghibli en 1985 con el propósito de dotar a la animación japonesa de una mayor calidad tanto en la técnica como en la psicología de los personajes.

A parte de las once películas que ha dirigido y de las series de animación antes mencionadas, en estos 45 años de profesión Hayao Miyazaki ha participado como guionista o productor de otras películas del Studio Ghibli como Pompoko (1994), Susurros del corazón (1995), El mundo secreto de Arriety (2010) o La colina de las amapolas (2011), además de dirigir varios cortos para ser proyectos en el Museo Ghibli en Mitaka. Tampoco me gustaría dejar en el olvido sus mangas, entre los que destacan los mangas que inspiraron su primera y su última película para Ghibli Kaze no tani no Naushika (1982-1994) y Zassō Nōto (1984-1990).

Hay dos aspectos de su biografía que se reflejan fuertemente en toda su obra. El primero es su amor por la aviación.  Durante la Segunda Guerra Mundial, su padre fue el director de la empresa Miyazaki Airplane (propiedad de su tío) que fabricaba los aviones de guerra japoneses A6M Zero.  El joven Hayao pasaba horas dibujando aviones y alimentando una fascinación por los aviones que más tarde se plasmaría en muchas de sus obras, por no decir en todas. Y el segundo es la fuerte personalidad de su madre que era una lectora voraz de mente crítica que luchó contra la tuberculosis entre 1947 y 1955, época en la que la familia tuvo que mudarse en varias ocasiones.  De ella heredó su mentalidad escéptica y le sirvió como inspiración para crear a muchas de sus protagonistas femeninas.

Entre sus inspiraciones hay grandes de la literatura universal como Jules Verne, Jonathan Swift, Robert Louis Stevenson, Hans Christian Andersen o Antoine Saint-Exupéry aunque su éxito no radica en absoluto en las referencias a estos autores si no en el qué cuenta y cómo lo cuenta. ¿Qué cuenta? Miyazaki ha apostado durante años por temas y personajes complejos pero dirigiéndose a un público adulto e infantil a la vez. Así, temas tan maduros como el rechazo a la guerra, la preservación de la naturaleza o la necesidad del diálogo se entremezclan en sus películas con la fantasía y el folclore japonés. ¿Cómo lo cuenta? A menudo tildado de ser el Walt Disney japonés, técnicamente es un animador extremadamente detallista y naturalista, que escribe sus propios guiones, y la mayor parte de sus películas están hechas a mano. Su estilo único le han granjeado el profundo respeto de la industria de la animación, llegando a recibir en 2014 el Oscar honorífico, y un público fiel que le ha venerado hasta que anunciara el 1 de septiembre de 2013 su adiós al mundo del cine.

Por cuestiones de tiempo y espacio sólo vamos a tratar los largometrajes que ha dirigido. Su ópera prima: Lupin III: El castillo de Cagliostro (1979), spin-off del popular manga de Monkey Punch; Nausicäa del Valle del Viento (1984), el considerado primer film del Studio Ghibli; El castillo en el cielo (1986), basada en un fragmento de Los viajes de Gulliver de Jonathan Swift; Mi vecino Totoro (1988), cuyo protagonista es el logotipo del estudio; Nicky, la aprendiza de bruja (1989, basada en la novela homónima de Eiko Kadono; Porco Rosso (1992), basada en un manga de Miyazaki Miscellaneous Memoranda, The Age of Seaplanes; La princesa Mononoke (1997), con la que obtuvo reconocimiento internacional; El viaje de Chihiro (2001), Oso de Oro de la Berlinale en 2002 y Oscar a la mejor película animada en el mismo año; El castillo ambulante (2004), nominada al Oscar en 2005 como mejor película animada; Ponyo en el acantilado (2008), basada en La Sirenita de Hans Christian Andersen; y el film con el que se retira de la industria y es nominado en 2014 a los Oscar El viento se levanta (2013).

Bibliografía
FRETWELL, Robert. “Souring Above Civilisation: Social Dissent in the Films of Hayao Miyazaki”. En: Agora: Student Submitted Research in Philosophy. UWE Philosophy Student’s Society, vol. II, 2012-2013, pp. 53-60.
McCarthy, Helen. Hayao Miyazaki: master of Japanese animation: films, themes, artistry. Berkeley: Stone Bridge, 2008.
MONTERO, Laura. El mundo invisible de Hayao Miyazaki. Palma de Mallorca: Dolmen Editorial, 2012.

Selección y redacción: Sabrina Vaquerizo (@svaquerizo)

Filmografía y reseñas:

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.