Sion Sono

Seguimos en el Sitges Film Festival 2015 y el lunes día 12 de Octubre teníamos una nueva cita de buena mañana, esta vez con el director japonés Sion Sono y su mujer, la actriz, Megumi Kagurazaka. Yo os he hablado de dos de las tres películas que Sion Sono presentaba este año en el festival, “Love and Peace” y “TAG”, que tienen en común su punto surrealista y casi experimental, de mezcla de géneros y conceptos. Sono es un director que empezó así, en el cine mas underground y experimental, desde entonces ha realizado películas como “Suicide Club”, “Noriko’s Dinner Table”, “Love Exposure”, “Cold Fish”, “Guilty of Romance”, “Himizu” o “Tokyo Tribe”, mezclando en ellas mucha cultura pop, clichés sociales, algo de locura y en ocasiones una brutal agresividad, sea a nivel de gore, sea a nivel conceptual. Pero en sus obras mucho de lo que vemos se basa en un fuerte componente de crítica social, digamos que muchas veces Sono toma convencionalismos sociales y los lleva al extremo para criticarlos de una forma irónica. De todo esto y mucho más charlamos con él, lo cual fue todo un placer para apreciar un poco más en su justa medida sus películas.

Chasuke's Journey

Chasuke’s Journey
Japón, Sabu, 2015
Intérpretes: Ken’ichi Matsuyama, Ito Ohno

Tras nuestra charla con Sion Sono nos tocaba encontrarnos con otro director japonés, Sabu, que dirige y escribe el guión, basado en una novela propia, de esta especie de cuento llamado “Chasuke’s Journey”. Y si a Sono le podemos achacar usar, y abusar, del surrealisma o lo “extraño” en sus películas, a esta le podemos poner más la etiqueta de poco coherente.

Como premisa tenemos a Chasuke, el encargado de servir Té a los escribas de dios, que narran los diferentes destinos de los humanos escribiéndolos en sus pergaminos. El escriba de la joven Yuri se sobresalta al ver que ha sido asesinada y el responsable es otro escriba al que Chasuke ha dado un consejo pero que no ha aplicado de la forma esperada. Sintiéndose responsable, y ante lo injusto de la situación, Chasuke termina en la tierra intentando salvar a la joven.

La película comienza bien, presentándonos a personajes e historias dispares en la voz y narración de Chasuke, de una forma muy amena y entretenida. La película tiene estilo, es divertida y aparecen toques románticos, pero a partir de su segunda mitad la cosa se vuelve irregular, extraña, aparece el drama, desaparece el humor, y el arco argumental se alarga demasiado, volviéndola un poco aburrida y falta de interés.

miss hokusai

Miss Hokusai
Japón, Keiichi Hara, 2015

Ya después de comer veríamos la película de animación que más ganas tenia de ver en Sitges, con permiso de “The Boy and The Beast” de Mamoru Hosoda. Su director, Keiichi Hara, ya nos deleito con el duro relato que es “Colorful” hace unos años en el festival y su nueva obra, sin ir por aquellos derroteros, era muy esperada.

Hara adapta aquí un conocido manga del autor Hinako Sugiura que se centra en la vida de O-Ei, hija del conocido ilustrador de ukiyo-e y pintor Hokusai, uno de los más famosos de la historia de Japón. La película tiene casi una estructura capitular, presentándonos en un comienzo a O-Ei y la figura de su padre, discípulos y contemporáneos. A partir de aquí sucederán diferentes situaciones y diferentes encargos para con O-Ei o su padre y cada uno derivará, casi inexorablemente, en el trasfondo de una obra pictórica de la época, en torno a la cual se crea el relato. Cada uno de estos encargos desarrollan la película y componen esa estructura que antes comentaba, separada por fundidos a negro. Aquí se incluyen muchos elementos costumbristas, pero también una dosis de historia del arte japonés y mucha mitología y toques fantásticos, leyendas en torno a las cuales se desarrollan algunas de las obras.

El nivel de animación es excepcional, claro y limpio, lleno de detalles, pero quizás le falta sentimiento. Todo ocurre de una forma natural y costumbrista, pero no se apela a mucho más fuera de eso excepto en su final. Hay que entender que a ojos de un japonés la cosa es diferente, ellos conocen a Hokusai y su obra desde la escuela, entienden mejor las referencias no solo pictóricas sino también fantásticas, para un occidental la cosa puede parecer un poco más plana de lo que hubiera sido deseable. Aún así es una buena obra de animación que no obstante se llevó el premio a mejor película animada en el festival.

SPL2

SPL 2: A Time for Consequences
Hong Komg, Soi Cheang, 2015
Intérpretes: Tony Jaa, Jing Wu, Simon Yam, Louis Koo, Zhang Jin

El lunes por la tarde nos reencontramos con el gran Simon Yam para ver  la película que al finalizar el festival se convertiría en el Premio del Jurado a Mejor Película en la sección Oficial Órbita, que este año aglutinaba mucho thriller de diferentes países, entre ellos Hong Kong. La presentación del actor en el Retiro fue increíble, Yam ha sabido encandilar al público de Sitges y ganarse su cariño. Al poco de empezar la película un corte general de luz nos dejo a oscuras durante y rato, y Yam, que se había quedado a ver la película, saltó a la palestra. En serio, no he visto ovaciones más largas y con más sentimiento que las que se ha llevado Simon Yam este año en Sitges.

Al leer “SPL2” los aficionados al cine de hongkonés pensarán, “Excelente, una secuela de SPL”… pues no amigos, esta película toma de aquella solo el nombre y una premisa parecida en el guión para componer una nueva película donde Wilson Yip esta vez ejerce la labor de productor, pasando la dirección a Soi Cheang, que ya ha demostrado con creces su valía con los thrillers de acción con películas como “Motorway”, “Accident”, “Shamo” o “Dog Bite Dog”. En el elenco destaca la presencia del experto en artes marciales tailandés Tony Jaa, acompañado de nombres locales como Jing Wu, Simon Yam, Zhang Jin y Louis Koo.

Esta producción es interesante ya a un nivel conceptual. En los inicios del Siglo XXI el cine de acción puso su foco en Tailandia con el éxito de películas como “Ong-Bak: El guerrero Muay Thai” (2003). En Hong Kong querían reivindicar su papel predominante en este tipo de cine y para ello surgieron algunas producciones como la nombrada “SPL” (2005), que tomaba a grandes clásicos del cine local (en este caso al veterano actor marcial Sammo Hung y a Simon Yam) y a luchadores jóvenes y muy de moda (Jacky Wu y Donnie Yen) en una producción dramática donde predominaba la acción en su forma más espectacular. 10 años después la historia parece repetirse pero esta vez para combatir la moda por el cine de acción indonesio tan bien representado en producciones como “The Raid”, y con la inclusión en el equipo del luchador que entonces había que combatir, Tony Jaa.

Kit es un agente hongkonés infiltrado en una banda que tras ser descubierto termina encerrado en una cárcel tailandesa bajo una identidad y un delito falsos. Su única escapatoria pasa por convencer a Chai, uno de los oficiales de la cárcel, un hombre sumido en su propia lucha contra la leucemia de su hija. Este guión funciona de una forma dramática pero con ese toque hongkonés, donde las situaciones a veces dan vueltas inesperadas, solo que aquí lo hace de una forma casi cómica en algunos momentos. Eso no quita efectividad a un desarrollo mejor narrado que en productos de simple acción local, ya que esto es un drama de acción, algo más elaborado.

Por lo demás nos encontraremos con mucha y buena acción, ejecutada magníficamente por Tony Jaa (el agente Chai) y Jing Wu (Kit el infiltrado), en contraposición con un malo malísimo, en el sentido dramático, al que da vida Louis Koo y otro malo malísimo, en el sentido de acción marcial, que encarna Zhang Jin. El resultado general es ese, un drama de acción muy entretenido y que funciona en muchos niveles, una película muy entretenida.

nowhere girl

Nowhere Girl
Japón, Mamoru Oshii, 2015
Intérpretes: Nana Seino, Nobuaki Kaneko

Por la noche teníamos una gran duda, ver la nueva película de Mamoru Oshii o asistir a la fiesta que CineAsia y las Nits de Cinema Oriental celebraban cerca del Auditori y a la que acudirían muchos amigos y compañeros. Ganó Oshii y no sabéis cuanto me arrepiento de ello.

En “Nowhere Girl” conoceremos a Ai, una joven de un instituto de bellas artes de alto nivel que sufre algún tipo de síndrome de estrés pos-traumático. Ai es ridiculizada por algunos compañeros y profesores, que rechazan por pura envidia unos trabajos de indudable talento, además del trato especial que recibe la joven. Sobre esto Oshii despliega todo aquello por lo que gusta y no gusta, a parte iguales. Largos planos -demasiado para mí-, una fotografía simple -casi onírica-, uso de una banda sonora de musica clásica que parece estar puesta en replay durante toda la película, y un misterio que se nos desvela de forma escalonada, con detalles de los que tenemos que darnos cuenta, como efectos de sonido, cambios en los escenarios… Pero si no entras el ritmo es insufrible y toda esta parte se vuelve aburrida y monótona, casi desagradable.

Por otra parte la recta final explota con unas escenas de acción como pocas veces he visto en los últimos años, algo increíble que realza aún más el contraste con esa primera parte y el shock de esta nueva dirección. Pero la pena es que no son más que 10 o 15 minutos.

Cuando termina la película nos damos cuenta que todo esto está muy medido, que en este gran puzzle todo tiene un sentido, incluso detalles que nos parecen desagradables o extraños, que no nos cuadran durante la película, tienen su lógica y eso es loable. Pero yo no entré y para mi no merece la pena el mal rato que pase viéndola.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.