03
ago

Historia del Cine Chino

destacamento rojo de mujeres

Los que nos sigáis por redes sociales sabréis que tenemos en marcha una interesante colaboración con Trabajo en China en donde hablamos del cine de aquel país. En esa línea hace algún tiempo encontré este curioso documental, en cuatro partes, sobre el cine chino que da un punto de vista muy local, e interesante, sobre la historia de la cinematografía del gigante asiático. Espero que os guste.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube


30
jul

Yuzo Kawashima

KawashimaYuzo Kawashima apenas existe para Occidente. Por supuesto, no es el único caso. En algún punto entre Keisuke Kinoshita, para quien trabajó de asistente, y Shohei Imamura, quien lo hizo para él, Kawashima desapareció. Es tan poco lo que he encontrado sobre su persona y su obra que inevitablemente esta reseña será breve y empezará “en negativo”: no hay una entrada suya en el Historical Dictionary of Japanese Cinema, de Jasper Sharp; no se le menciona en el Oxford Handbook of Japanese Cinema, de Daisuke Miyao; no aparece en The Aesthetics of Shadow: Lighting and Japanese Cinema, del propio Miyao; se le ignora olímpicamente en To the Distant Observer: Form and Meaning in Japanese Cinema, de Noël Burch; como era de esperar, no existe para Outlaw Masters of Japanese Cinema, de Chris D., y ni siquiera Nagisa Oshima se acuerda de él en el documental 100 Years of Japanese Cinema. Y siendo esto doloroso, porque fue un breve pero gran director, lo más inexplicable es que tampoco tenga un hueco en el Japanese Cinema Film Style and National Caracter, de Donald Richie, porque precisamente su forma de retratar la sociedad de Japón en diferentes épocas a través del depurado estilo de su cine lo hacía muy pertinente. Y esto, claro, se traduce en el ínfimo número de películas suyas que nos han llegado, de las que apenas cinco cuentan con subtítulos en algún idioma.

Por contextualizarlo: Kawashima (1918-1963) era 13 años más joven que Mikio Naruse (con quien trabajó, como luego comentaremos) y 13 años mayor que Masahiro Shinoda; tenía 27 años cuando cayeron las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki y, dado que desde joven sufrió una parálisis parcial en el lado derecho de su cuerpo, no fue llamado a filas durante la Segunda Guerra Mundial, así que vivió en suelo japonés los bombardeos aliados, terribles por lo obvio y además por aleatorios. En 19 años de actividad, firmó más de 50 películas, de las que sólo he visto cinco, que son las que conforman la idea que tengo de él como director: Suzaki Paradise (1956), The Sun Legend of the Tokugawa Era (1957), Evening Stream (codirigida con Mikio Naruse, 1960), Temple of the Wild Geese (1962) y The Graceful Brute (1962). Si la sensación que me dan esas cinco películas fuera extrapolable a un cuerpo de obra que no conozco, tendría que decir que Kawashima es uno de los grandes directores japoneses, uno que se caracteriza por el ritmo de sus películas, que bajo una apariencia de comedia, incluso de enredo, retratan una visión muy sombría de Japón; por el permanente costumbrismo que muestra, el realismo, lo que hace de los prostíbulos y del sexo como moneda social en general uno de sus motores narrativos; por la exhaustiva planificación de sus rodajes, que se expresa en un increíble dominio de los espacios cerrados; y por cierta bondad, una empatía general con los personajes.

the-sun-legend-of-the-end-of-the-tokugawa-era

Por supuesto, el sexo como moneda social, como recurso para granjearse un porvenir, como acuerdo implícito entre el hombre proveedor y la mujer dispuesta, ha estado y está presente en todas las culturas y sociedades, y en las que retrata Kawashima es un factor determinante. Puro realismo. Tanto, que en tres de las cinco películas mencionadas es uno de los protagonistas. En dos de ellas, The Sun Legend of the Tokugawa Era y Suzaki Paradise, además, el prostíbulo es una presencia constante que va determinando la acción. En la primera, es el escenario donde transcurre todo. ¿Qué mejor lugar para mostrar una sociedad cambiante, que está asomándose a la Época Meiji y a la restauración del Emperador mientras un creciente nacionalismo atenta contra los asentamientos extranjeros, que el día a día de un prostíbulo? En la segunda, en un maravilloso ejercicio narrativo, el prostíbulo nunca se muestra, pero su casi obsesiva presencia a un lado del puente determina toda la vida que se hace al otro lado. Cruzar ese puente es optar por otra alternativa de vida, una realidad cierta en ambas direcciones. La tercera de las películas que hacen explícito ese acuerdo de sexo a cambio de porvenir es Temple of the Wild Geese, en la que una preciosa Ayako Wakao conviene a tener una relación con el disoluto abad de un monasterio para tener cierta seguridad en su futuro.

El ritmo de las obras de Kawashima va de ágil a frenético y normalmente procura un halo de comedia que oculta una desalentadora visión de la sociedad. En Temple of the Wild Geese, el maltrato que propina el abad a su ayudante llega a extremos de sadismo; en Suzaki Paradise, la mayoría de los personajes o están pasmados o son o crédulos o malvados o interesados… hasta que completan su ciclo y vuelven a su estado inicial; en The Sun Legend of the Tokugawa Era, bajo una capa de magnífica comedia hay terroristas, estafadores, putas peleándose por los clientes, avaros proxenetas; en The Graceful Brute, toda una familia, toda, se dedica a la estafa hasta que se topan con una estafadora mejor. Pero también hay empatía: son al fin y al cabo seres humanos intentando sobrevivir. En estas películas es imposible pasar por alto las actuaciones de Yunosuke Ito (The Graceful Brute) y de Furanki Sakai (The Sun Legend of the Tokugawa Era): son perfectos para ese aire de enredo, para ese ritmo trepidante y esa desopilante comedia que caracterizan a Kawashima, y ambos parecen pasárselo realmente bien. Y, claro, está Ayako Wakao (The Graceful Brute y Temple of the Wild Geese), motivo ella sola más que suficiente para verse cualquier película.

Suzaki-Paradise

Como podéis comprobar, sólo estoy hablando de las películas que he visto, así que no puede ser más que un comentario parcial, pues no constituyen ni el 10% de su producción, pero no puedo hacer otra cosa. Aun así, las sensaciones son ciertas: en una encuesta realizada por Kinema Junpo en 1999 entre 140 críticos de cine, The Sun Legend of the Tokugawa Era fue considerada la quinta mejor película japonesa de todos los tiempos (coescrita con Shohei Imamura, quien lo reconoce como una de sus mayores influencias, éste haría su propia versión más tarde, Eijanaika).

Me resta hablar de una característica muy pronunciada en su cine: su tremenda habilidad para rodar en espacios cerrados, que se puede comprobar en casi todas las películas citadas y que llega a su máxima expresión en The Graceful Brute (maravilloso guión de Kaneto Shindo), que transcurre casi totalmente dentro de un minúsculo apartamento con algunas escenas en las escaleras del edificio. Sólo por la planificación, la versatilidad de los encuadres, los movimientos de cámara y los tabiques que están pero obviamente no están, ya merece la pena, pero además Kawashima le da verdadera categoría a esta sátira social escrita por Shindo. También es ejemplar el trabajo en The Sun Legend of the Tokugawa Era, que transcurre en gran medida dentro de un prostíbulo, o en los bares de Suzaki Paradise y el templo de Temple of the Wild Geese. No recuerdo un caso igual.

Todas estas características son las que, a falta de mejor confirmación, me hacen pensar que Mikio Naruse recurrió a él para las escenas del restaurante y de las chicas yendo de bar en bar en Evening Stream, codirigida por ambos. Desde luego, la parte más desenfada de la película, bajo la que corre un tremendo drama, con la hija enamorada del amante secreto de la madre, y esos interiores tienen la firma de Kawashima.

¿El resto de su obra? Bueno, además de Temple of the Wild Geese y The Graceful Brute, firmó otras dos películas el año anterior a su muerte, que le sorprendió (o no) en plena actividad, pues en el mismo año de su deceso, 1963, firmó otros dos títulos, Kigeki: Tonkatsu ichidai e Ichi ka bachi ka. Indudablemente, había alcanzado un importante estatus dentro de la escena del momento, dominada por una nuberu bagu con la que colaboró a veces pero a la que en realidad no perteneció. Reiko Dan (Sanjuro, Red Beard, When a Woman Ascends the Stairs), Daisuke Kato (Rashomon, Yojimbo, Ikiru), Michiyo Aratama (Kwaidan, The Human Condition, Dai-bosatsu toge), Yoko Tsukasa (Shisengumi, Samurai Rebellion, The Devil’s Island) y los mencionados Ayako Wakao y Furanki Sakai son algunos de los actores y actrices más recurrentes en su producción, que se caracterizó por la adaptación de obras literarias. Aunque uno se lo imagina febril, encargándose de casi todo y trabajando a destajo, Shugoro Yamamoto (autor, entre otras, de las novelas adaptadas en Dora-heita y Sabu), Masuji Ibuse (Kanzashi, Black Rain), Toyoko Yamasaki (Fumo chitai, The Great White Tower) y Tsutomu Minakami (A Fugitive from the Past, The Ballad of Orin) fueron algunos de los escritores a los que recurrió.

The Graceful Brute

Acabo con una disculpa y una enhorabuena: no he encontrado verdadera información sobre este tremendo director, así que estas impresiones son una valoración desde mi gusto personal y las cinco películas que recurrentemente he nombrado. Por otro lado, es una alegría que aún queden por descubrir directores de tanta talla, porque en el cine de Yuzo Kawashima hay una aguda inteligencia, con el sentido del humor que eso implica; una depurada técnica, con el saber narrativo que eso conlleva; una profunda sociología, con el costumbrismo al que siempre se presta; y un emocionante conocimiento de la condición humana, con las luces y las sombras que le son propias.

NOTA: Este texto sobre el director fue escrito por davidn33 durante el II Festival Internacional de Cine Allzine.


27
jul

Coctel Yakuza – Yakuza Eiga Poster (VII)

No se porqué en verano me apetece una terracita viendo el atardecer y por supuesto uno de nuestros especiales cócteles Yakuza para amenizar la tarde. Hoy traigo una delicatessen, una receta clásica directamente desde la era del ninky eiga, una receta con la fuerza y la presencia de Sumiko (Junko) Fuji, aderezado con licores de la solera de Ken Takakura, Koji Tsuruta o Tomisaburo Wakayama. Espero que lo disfruten.

Hibotan bakuto (1968)
Red Peony Gambler
Director: Kosaku Yamashita
Hibotan Bakuto: Isshuku Ippan (1968)
Red Peony Gambler 2: Gambler’s Obligation
Director: Norifumi Suzuki
Red Peony Gambler 1 Red Peony Gambler 2
Hibotan bakuto: hanafuda shobu (1969)
Red Peony Gambler 3: The Flowers Cards Game
Director: Tai Kato
Hibotan Bakuto Nidaime Shumei (1969)
Red Peony Gambler 4: Second Generation Ceremony
Director: Shigehiro Ozawa
Red Peony Gambler 3 Red Peony Gambler 4
Hibotan bakuto: oryû sanjô (1970)
Red Peony Gambler 5: Oryu Returns
Director: Tai Kato
Hibotan bakuto: tekkaba retsuden (1970)
Red Peony Gambler 6: Notorious Gambler
Director: Kosaku Yamashita
Red Peony Gambler 5 Red Peony Gambler 6
Hibotan Bakuto: Oinochi Itadaki (1971)
Red Peony Gambler 7: Here To Kill You!
Director: Tai Kato
Hibotan Bakuto Jingi Toshimasu (1972)
Red Peony Gambler 8: Execution Of Duty!
Director: Takeichi Saito
Red Peony Gambler 7 Red Peony Gambler 8

20
jul

Nits de Cinema Oriental (Vic 2015) – Balance

nits2015

Los espectadores del Festival Nits de cine oriental de Vic han decidido que la comedia japonesa Wood Job! sea la película ganadora del premio Gato de la Suerte por votación popular de esta edición. Un año que, de nuevo, ha estado marcado por un aumento de público, especialmente en las actividades, cenas y proyecciones al aire libre en la Bassa de los Hermanos, y en el que la asistencia a las sesiones interiores a competición se ha consolidado, con un ligero incremento respecto al año pasado. Cerca de 9.000 espectadores han disfrutado de la programación del Festival Nits de este año, un 10% más que en 2014.

La fórmula, que combina la estructura de festival de cine con el espíritu popular originario de aquellas primeras Nits de cine oriental, está consolidada pero aún puede dar más de sí. Este camino, sin embargo, no se puede hacer sin la profesionalización del certamen. Es el gran reto que tenemos delante. Este será el objetivo del Festival Nits 2016. Para ello contamos que se materialicen las intenciones reiteradamente expresadas tanto desde el Ayuntamiento de Vic como desde el Departamento de Cultura de la Generalitat y el Instituto Catalán de Empresas Culturales. Desde la organización, continuaremos profundizando en la búsqueda de apoyos en el sector privado, asociaciones y entidades, así como en los contactos con los organismos oficiales de los países protagonistas de este certamen.

El Festival Nits 2015 se ha vuelto a revelar también como una buena plataforma para la industria cinematográfica, con la presencia de representantes de diferentes distribuidoras de cine asiático que han tomado nota de los filmes proyectados y las reacciones del público para estudiar su comercialización en el mercado español. Y hablando de economía, destacar también la buena marcha de las Jornadas Horitzó Àsia, en el que se exploraron las oportunidades de negocio, tanto en el sector audiovisual como en otros sectores, en Hong Kong y la India.

Esta edición nos ha dejado muy buen cine, nos ha acercado más a la cultura de este gran continente que es Asia y ha llenado nuestros estómagos con los sabores de la gastronomía de la India, Japón, Hong Kong y Corea del sur. Una edición que, como siempre nos gusta destacar, no habría sido posible sin el empuje y esfuerzo de un equipo que a lo largo de todo el año y en especial durante esta semana se vuelca en hacer posible el Festival Nits.

Japón enamora

Wood Job! con las divertidas peripecias de un urbanita de pies a cabeza como Yuki Hirano en un pequeño y remoto pueblo de Japón en su versión más rural entretuvo al público del festival en la noche de la Bassa más multitudinaria de este año, la dedicada a Japón. Cerca de un millar de personas disfrutaron y decidieron que este hilarante filme con elementos fantásticos dignos del universo Ghibli y un mensaje ecologista nada artificioso merecía ganar el Gato de la Suerte 2015.

Pero no es el único filme japonés que ha triunfado en el Festival Nits. Judge!, la comedia ambientada en el artificioso mundo de la publicidad y la cultura del ego en la que se desgranan todos los estereotipos que tienen los occidentales de los japoneses, ha sido el segundo más votado por el público del certamen.

Un público que también se ha lanzado al abordaje con The Pirates, la espectacular producción coreana de aventuras, acción y humor que enfrenta dos grupos de piratas en busca de un sello real sin rehuir un mensaje ecologista y feminista y que ha quedado en tercera posición. En cuarto lugar encontramos Bang Bang!, un filme indio del universo Bollywood, otro clásico del Festival Nits. Protagonizado por las dos estrellas más resplandecientes del momento de esta industria, Hrithik Roshan y Katrina Kaif, esta respuesta india al James Bond occidental
ofreció acción de alto voltaje, una historia de amor, localizaciones en infinidad de países y los inevitables y imprescindibles números musicales a un público que vibró y acompañó las escenas clave con bailes, aplausos, silbidos y risas.

Culmina este podio la cantonesa Kung Fu Jungle, un homenaje al género de kung fu con la firma del director Teddy Chen lleno de breves apariciones de ilustres nombres del cine de artes marciales. El filme puso el punto y final al Hong Kong Day, una iniciativa posible gracias a la colaboración del Hong Kong Economic and Trade Office, que por cuarto año consecutivo ha apostado por el Festival Nits patrocinando un día dedicado a la cinematografía de este país.

nits2015

El público de las Nits con el cine más valiente

Más allá del ranking, queremos destacar la buena acogida de filmes de carácter más intimista y con mensajes a menudo controvertidos en sus países de origen como Qissa, Somehow y Uncle Victory, que atrajeron un gran número de público a las sesiones del Cine Vigatà.

Una de las mejores películas indias de la temporada, Qissa, habla sobre la identidad y los prejuicios con una crítica nada sutil al machismo que impera en la sociedad india. Una reflexión necesaria sobre el peso de la tradición en el comportamiento de las personas que se completó
con un interesante cinefórum protagonizado por el Consejo de Cooperación de Vic y la Asociación Talcomsom.

Somehow, opera prima de Cho Kyu-jun, es una tragedia basada en un poema que habla del equilibrio que puede nacer de la discordia, y en este caso de tres personajes en conflicto. También nos habla de la visión del mundo que tienen los budistas zen. Un filme que tuvimos el honor de que presentara el mismo Cho Kyu-jun junto con la actriz protagonista, Lee Suji y el músico de Roda de Ter, Guillermo Ramisa, autor de la banda sonora de este film surcoreano. También contamos con otra invitada de excepción, la guionista Liu Ya, para presentar el filme chino Uncle Victory. Una película de Zhang Meng prohibida en su país que a través de la sátira, el humor absurdo y la crítica subterránea se adentra en la pérdida del paraíso socialistaCine y mucho más También queremos destacar las muchas actividades que completan el certamen y que le dan una dimensión mayor e interdisciplinaria. La extraordinaria exposición de fotografías Rajahastan Suite de Miquel Pérez, que aún se puede ver en el espacio Josep Romeu de la Biblioteca Joan Triadú de Vic; la cautivadora historia de Los sabios ciegos y el elefante de la compañía Rondallaire que hizo las delicias de los más pequeños o el emocionante concierto de Guillem Roma en la Cava Jazz con su versión más asiática son algunos ejemplos.

Este año, sin embargo, queremos destacar dos: la presentación del primer libro del Festival Nits y el concierto de santoor del maestro Sandip Chatterjee.

Wild Wild East, del curry wéstern al soja wéstern se ha presentado en el marco del festival y pronto llegará a las librerías especializadas. Este libro único en el mundo, escrito por Domingo López y otras firmas invitadas, nos adentra en un viaje insólito por un terreno prácticamente desconocido como es el género de películas del Oeste en Asia. Los westerns gozaron de tanta popularidad en el continente asiático que rápidamente se transfiguró, adaptándose al paladar del consumidor local y se convirtieron en doblemente salvajes, ofreciendo algunas de las mejores obras del cine popular asiático. El libro se complementa con ilustraciones originales de Xevi Domínguez y lo ha editado Tyrannosaurus Books.

Durante el Festival Nits 2015 hemos podido comprobar esta afición al western en Asia a través de una retrospectiva con títulos emblemáticos como Sholay, la película más famosa del cine indio, Forajidos de Siam, un neo-western tailandés con acción en el estilo John Woo, Dr. Wong en América, sexta entrega de las aventuras de Wong Fei-Hung, El karate, el colt y el impostor, un soja western filmado en Almería con las estrellas de la Shaw Brothers o el clásico moderno de Johnnie To, Exiled.

nits2015

Wild Wild East, del curry wéstern en soja wéstern es el primer libro de una colección dedicada al cine asiático que impulsa el Festival Nits de cine oriental de Vic.

La otra joya del festival nos ha llegado desde la India. Un concierto emocionante de música santoor interpretado por uno de sus máximos exponentes, el maestro Sandip Chattarjee, que estuvo acompañado por el percusionista Debjit Patitundi en el Casino de Vic.

El santoor es un instrumento de 100 cuerdas originario del Valle de Cachemira, en el Himalaya, con una sonoridad que te atrapa y llena todos los sentidos. En manos de un virtuoso de la música clásica india, uno de los mejores músicos de su generación y discípulo del gran Pandit Tarun Bhattacharya como es Sandip Chatterjee, se convierte en una experiencia única que maravilló al público asistente.

Este concierto ha sido posible gracias a la colaboración de la Embajada India en Madrid. Coincidiendo en que la India ha sido el país protagonista, este organismo diplomático se ha implicado este año en el certamen en una relación que el agregado cultural de la embajada,
Maitrey Kulkarni, deseó que pueda seguir vigente en próximas ediciones después de visitar el sábado el Festival y disfrutar de la noche india en la Bassa de los Hermanos junto a la alcaldesa de Vic, Anna Erra, la delegada territorial del departamento de Cultura en Osona, Ma Ángeles Blasco, la concejala de Cultura, Susagna Roura, y una numerosa representación de la comunidad india en Vic.

Fotografías de Ángel Amargant


17
jul

Hideki Takahashi

hideki takahashiHideki Takahashi podría describirse como el guapo, afable, algo introvertido y joven príncipe de los Reyes de la Nikkatsu Action. Su popularidad, en el apogeo de este movimiento cinematográfico, nunca alcanzó la de otros compañeros de estudio (véase Yujiro Ishihara, Akira Kobayashi, o Keiichiro Akagi), sin embargo, ya sea por suerte o por destino, se las arreglo para estar siempre en el candelero y aparecer en alguna de las mejores películas rodadas por el estudio, por lo tanto se ganó un lugar meritorio en la historia de la Nikkatsu Action y un grupo de fieles aficionados.

En 1961, sin dejar de asistir a sus estudios de secundaria, el joven Hideki acudió a uno de tantos concursos de talentos de la Nikkatsu en busca de nuevos rostros. Los ojeadores del estudio quedaron impresionados, era un joven guapo y natural, de mente aguda y con tendencias musicales, a la vez que tenía una habilidad natural para trasmitir humildad y porte regio al mismo tiempo. Fue rápidamente reclutado dentro del Quinto Grupo de Nuevos Rostros de la Nikkatsu y ese mismo año debutó en la película “Kogenji”.

A pesar de que durante su carrera siempre estuvo rodando películas, Hideki tuvo la necesidad de mejorar como actor y como intelectual. Se matriculó en la Universidad de Nihon donde se especializó en artes escénicas, cosechando buenas notas y elogios de sus profesores por sus excepcionales interpretaciones tanto en dramas como en comedias y musicales. Hideki extrapoló todos estos logros universitarios a sus personajes en la gran pantalla. A pesar de que realizo una gran variedad de papeles durante su carrera, generalmente se le identificaba como el “chico universitario” normal y corriente, que viéndose envuelto en situaciones peligrosos llenas de gran dificultad sale triunfante. Una no tan obvia variacińo de este personaje es la que llevaría a Hideki Takahashi a la fama.

kenka ereji

Durante la década de 1960 las audiencias japonesas acudían en masa a ver una variación del cine de yakuzas denominada ninkyo eiga (películas de caballería). Por lo general estas películas (producidas por los estudios Toei, Toho y algunos otros) se ubicaban al final del anterior siglo y se centraban en las dificultades del protagonista al enfrentar el código de honor del yakuza (denominado Giri) a un mundo sin escrúpulos y en constante cambio. El sentimiento de estas películas tocaba la fibra sensible de la audiencia y su popularidad estaba en auge. Para no ser menos que su competencia la Nikkatsu se lanzó a rodar sus propios ninkyo eiga. En 1963 Hideki Takahashi fue designado como estrella del que llegaría a convertirse en uno de los mejores exponentes del género, el excelente drama yakuza de Matsuo AkinoriOtoko no Monsho” (“Emblem of a Man”). El papel de Hideki en esta película parecía, y bien podía haber sido, hecho a su medida.

En “Otoko no Monsho” Hideki interpreta al hijo de un duro y respetado Oyabun (padre de familia yakuza). Pero el hijo de este Oyabun es diferente, se ha esforzado en salir de la vida típica de un yakuza, ha ido a la universidad y se ha convertido en un médico. Sin embargo, los acontecimientos lo llevan a un camino intransitable para un hombre respetable. A menudo esta película ha sido comparada con “El Padrino” de Coppola y el símil es más que acertado. El personaje de Hideki comparte mucho con el Micheal de Pacino, y ambas películas se benefician de un estado de animo muy emocional, casi operístico. Nikkatsu tenia un éxito entre manos e Hideki había encontrado un lugar destacado.

A lo largo de la década de 1960 Hideki aparecería en muchos ninkyo, casi todos ellos de gran éxito. Un ejemplo particularmente bueno es la película de 1965 de Seijun SuzukiIrezumi Ichidai” (“One Generation of Tattoos” a.k.a “Tattooed Life”). Hideki habia trabajado con Suzuki un año antes en la película de gangsters “Oretachi no chi ga Yurusanai” (“Our Blood Will Not Allow It” a.k.a. “Our Blood Does Not Forgive”), y volverían a colaborar posteriormente en otra pieza muy del estilo Suzuki en 1966 “Kenka Erejii” (“Fighting Elegy”).

Hideki Takahashi continuó en la Nikkatsu apareciendo en casi 90 películas, desde dramas románticos hasta comedias pasando por acción moderna o cintas de yakuzas, hasta que dejó el estudio, al igual que muchas de las estrellas de la época, en 1971.

fighting elegy

Tras sus días en la Nikkatsu Hideki ha seguido siendo una gran figura del entretenimiento popular. De hecho, en muchos sentidos, su popularidad no ha descendido en absoluto, lo que lo diferencia de la mayoria de sus contemporáneos del estudio. Hideki se ha mantenido muy activo en televisión protagonizando una gran variedad de programas. En la pequeña pantalla han tenido mucho éxito sus series de Samuráis como “Momotaro Samurai”, “Edo no Yojimbo”, y “Toyama no Kin san” (En este último Hideki era protagonista secundario acompañando a la popular extrella, y ex de la Nikkatsu, Ryotaro Sugi). A principios del sigo XXI Hideki presentaba un programa sobre música popular, un conocido concurso televisivo y llego a ser juez de la versión japonesa de Iron Chef. Aún hoy protagoniza series como “Saka no Ue no Kumo” (2009-2011).

Como la mayoría de los Reyes de la Nikkatsu Action han desaparecido de la vida pública, el “Principe” Hideaki Takahashi es, y seguirá siendo, un miembro muy visible de la realeza del entretenimiento clásico japones.

Creado y Mantenido por Alikuekano. 2005-2015.
Contenido Propio Bajo Licencia Creative Commons.
Imagenes y contenido ajeno bajo Copyright de sus respectivos autores o distribuidores.