SabrinaCon motivo de la celebración de la séptima edición del Festival de Granada-Cines del Sur, este pasado mes de Junio, tuvimos la suerte de contar como jurado del certamen con una de las mujeres más entusiastas del cine asiático. No en vano, es la directora, desde hace 15 años ya, de uno de los festivales internacionales más importantes y seguidos por el fan de las cinematografías orientales: hablamos, cómo no, del FEFF, Far East Film Festival de Udine (Italia), un evento de referencia a nivel europeo en lo que a promoción del cine asiático se refiere. Sabrina Baracetti compartió con nosotros una semana en Granada, y no pudimos dejar pasar la ocasión para charlar con ella de su festival y del cine oriental en general.

Iniciamos, con esta entrevista, una serie de encuentros con cineastas, directores, actores, que iremos publicando a lo largo de este mes de Agosto y Septiembre. Os dejamos con Sabrina y esperamos que disfrutéis tanto leyendo la entrevista como nosotros lo hicimos hablando con ella.

Asiateca: ¿Cómo nace un festival como el Far East Film Festival? ¿Cuál fue el punto de partida?

Sabrina Baracetti: La historia de este festival viene de muy largo, no solo se remonta a su nacimiento hace 15 años, sino que viene de más atrás. La primera edición en 1998, que la llamamos la edición 0, se centraba sólo en la cinematografía de Hong Kong. Los que trabajábamos en el festival ya habíamos tenido experiencias anteriores principalmente centradas en el cine popular italiano y habíamos estudiado mucho todo el cine popular de los 60 y 70, sobre todo nos había interesado el western, por eso nos sentíamos muy cercanos a este tipo de cine. Esto nos llevó a pensar en qué parte del mundo se estaba haciendo un cine popular que atrajera al gran público fuera de nuestro país, y la respuesta fue Hong Kong. Allí se hacía un cine de género que no solo se restringe a la acción, sino también hay dramas, comedias… se estaban haciendo películas muy interesantes, de modo que como sabíamos relativamente poco de ese cine pero nos interesaba mucho, nos embarcamos en esta aventura. Fuimos a Hong Kong a hablar con directores, productores, actores… y así nació el festival, con la intención de mostrar películas que no tenían cabida en otros grandes festivales.

Hoy la situación ha cambiado muchísimo, por ejemplo Johnnie To en aquel tiempo nadie lo mostraba en un festival y fuimos nosotros los primeros que trajimos a To fuera de China. Ahora se ven sus películas en otros festivales de gran calado pero, por aquel entonces no era así.

Asiateca: ¿Cómo fue la repercusión entre el público de Udine en esa edición número 0?

Sabrina Baracetti: El inicio de esta aventura fue difícil ya que el público de esta ciudad se preguntaba por qué traer este tipo de festival aquí, por qué a Udine, pero, por el contrario, desde el inicio el público fue muy abierto a esta nueva experiencia, incluso el gobierno regional y local no nos plantearon ningún problema. Además invertimos nuestro propio dinero, casi nos lo dejamos todo para sacar adelante este proyecto.

Justo después del año 0 se abrió una nueva sala de eventos en Udine y pensamos que era un sitio ideal para el festival, así que nosotros mismos compramos todo el material de proyección y sonido. La gente lo acogió muy ilusionada, y como decía antes, muy curiosa y sin prejuicios, y de alguna manera el público creció con nosotros viendo estas cinematografías, fue descubriendo y acostumbrándose a un cine que empezó siendo de Hong Kong pero que se ha abierto a todos los países de extremo oriente. Fue un reto, pero la alegría es que el público llegó a entender nuestra intención y tuvimos una buena acogida tanto del público local como en el ámbito internacional.

Asiateca: Y desde la otra parte, cuando se van a Hong Kong a buscar apoyos para la edición número 0, ¿cómo fue la reacción del ámbito cinematográfico local ante su propuesta de un festival dedicado a su cine en Europa?

Sabrina Baracetti: Recuerdo perfectamente aquellos inicios porque fue una experiencia realmente interesante. Me fui a Hong Kong con dos periodistas, uno italiano y otro británico, bastante reconocidos y allí conocimos a dos grandes compañías, Media Asia y Golden Harvest. A ellos lo primero que les sorprendió fue: “¿Que hacéis desde Italia intentando llevar nuestras películas allí?”, porque estaban convencidos que sus películas no podían funcionar fuera de China, no llegaban a comprender el potencial que sus películas podían tener. Pero al mismo tiempo no tuvieron una actitud negativa, estaban emocionados a la par que sorprendidos con la idea pero apoyaron desde un primer momento el proyecto. Incluso se creó un interés por venir a Udine y durante los primeros años tuvimos invitados de primera fila como Peter Chan, Johnnie To, Ringo Lam, Anita Mui

ilovefeff

Asiateca: Sabemos que el cine que más te gusta es el de Hong Kong, ¿cómo empezó tu relación con el cine asiático? ¿Cómo te empezó a gustar?

SB: Fue casi sin querer viendo a Wong Kar-Wai, ese fue mi primer paso en el cine asiático. A partir de ahí me interesé por muchos más directores: Johnnie To, Ringo Lam, Wai Ka-Fai… y de alguna manera me enamoré de ese cine.

Asiateca: ¿Y desde siempre tuvisteis claro que el Far East debía ser cine popular?

SB: Era un cine sobre el que queríamos aprender y nos interesamos mucho por él. Además, uno va a un festival de cine internacional y no ve este tipo de cine, un cine que mostrara esa vida diaria, normal y corriente, de la gente. Pero uno no se da cuenta de que ese cine tiene una conexión con la realidad hasta que viaja a Hong Kong, una vez allí te das cuenta de que a pesar de ser ficción o género estas películas están impregnadas de verdad, que hay una cultura detrás y que son un espejo de la realidad.

Viendo el panorama de festivales en general veíamos que se traían películas de directores que parecía que las hacían pensando en proyectarlas en festivales internacionales, esa no era la idea con la que queríamos trabajar.

Asiateca: En estos tiempos de crisis económica, ¿cómo está afrontando el Far East esta situación que hace que algunos festivales estén casi desapareciendo?

SB: Por supuesto que es una situación dura ya que en estos tiempos lo primero que se ve afectado es la cultura. Parece que la cultura deja de interesar, es menos importante, y se ve afectada antes que otras cosas, lo cual es algo raro e incluso contradictorio en un país como Italia que tiene tanto arte, tanta cultura, tanta historia y quizás debería darle más importancia.

Quizás es importante reseñar que tenemos un nuevo gobierno local y nacional, un gobierno más de izquierdas… no lo digo por ideología política, sino porque es nueva gente, con un aire fresco y que parece más interesada en la cultura, y eso vamos a intentar aprovecharlo. También vamos a intentar aumentar la financiación privada y, para paliar recortes, subiremos un poco el precio de las entradas. Pero lo más importante en este tipo de festivales es no rendirse, seguir hacia delante, luchar por el festival y a pesar de los recortes mirar hacia el frente. En la edición pasada hubo que hacer algunos sacrificios, por ejemplo, no tuvimos retrospectiva específica como otros años, pero a lo que no queremos renunciar es a una programación cuidada y de calidad, donde entren todos los países. Y los invitados, para nosotros es muy importante tener invitados, que el público pueda acercarse a actores, directores… no queremos renunciar a esto.

Asiateca: De todas las cinematografías asiáticas, ¿cuál es la que más te está sorprendiendo en la actualidad?

SB: Creo que Filipinas, ya que hay una nueva generación de guionistas, directores, actores… una industria boyante que ofrece cosas muy interesantes. Y por supuesto, Corea del Sur, una cinematografía increíble, diría que especialmente el año pasado. Entre 2012 y 2013 han surgido un montón de nuevos directores, de óperas primas, con muy buena calidad en general, es una cinematografía muy potente. Además, tienen la mente muy abierta, piensan en el público extranjero… a veces vemos películas japonesas, por ejemplo, que son muy internas, en Corea hacen películas para su público pero también pensando un poco en el exterior.

China también tiene un gran potencial cinematográfico, se están abriendo numerosas salas y el público está respondiendo, cosa que se ve en los ingresos de la taquilla, pero tienen un problema a superar y es la censura. En China están rodando grandes estrellas de Hollywood con películas que funcionan muy bien en taquilla pero el problema de cara al arte es la censura.

Y veo que Japón es una cinematografía que ha tomado un nuevo aire a raíz del terremoto de Marzo de 2011. Este desastre ha hecho ver las cosas de otra manera, tomar nuevo impulso y a pesar de la tragedia, querer salir adelante contando historias muy potentes.

Sabrina 2

Asiateca: Hace unos años creó una distribuidora de cine llamada Tucker, ¿cómo nace la idea? ¿Cómo se pasa de dirigir un festival a dedicarse a la distribución? ¿Cómo está funcionando?

SB: La aventura de Tucker Films es un mundo nuevo, ya que plantea situaciones y problemáticas muy diferentes a las que plantea un festival de cine. La primera película que distribuimos fue Departures (Despedidas) después de haber ganado el Oscar, y fue sorprendente porque nadie en Italia estaba interesado distribuirla, ¿cómo una película que ha ganada un Oscar no se va a ver en Italia? ¿Por qué el público italiano no va a ver esta película? Realmente ese fue el origen de plantearnos esta nueva aventura, que es muy diferente al festival en el sentido en que es muy arriesgada, puedes perder muchísimo dinero, en el festival tienes el apoyo de un gobierno y surgen otras problemáticas.

Departures fue muy bien, en ese momento estábamos aprendiendo acerca del mundillo de la distribución e hicimos un gran esfuerzo. Doblamos la película, sacamos 40 copias, que tampoco era muchas, pero fue algo muy atrevido mostrar al público italiano esta historia tan dura, un público que no era cinéfilo, pero funcionó muy bien. Después estrenamos Poetry (Poesía) y A Simple Life, que también fueron bien, Detective Dee… (Detective Dee y la Llama Fantasma) que no fue tan bien, The Good, Tha Bad and the Weird (El Bueno, el Malo y el Raro) que fue fatal… Quizás el cine con un toque más de autor tiene un público más definido y por eso funciona mejor, mientras que otras películas son más para fans y no llegan al gran público. Quizás el reto que tenemos como distribuidora es mantener un interés por el arte y la cultura asiática, crear un gusto por el cine asiático entre el público.

Asiateca: Y la última pregunta: queda mucho tiempo aún para la siguiente edición del Far East Film Festival, pero, ¿qué nos deparará la edición número 16?

SB: Os puedo contar más o menos 3 líneas que tenemos abiertas. La primera de ellas es distribuir un libro sobre King Hu, nos interesa mucho promover este libro. Luego queremos traer un gran nombre del cine asiático para el premio al reconocimiento a la carrera cinematográfica, no os puedo decir su nombre pero… quizás venga de Japón. Y por último estamos preparando una retrospectiva dedicada al cine japonés de ciencia ficción de los años 50… sin Godzilla… ja, ja, ja…

Uf, con estos caramelos en la boca ya estamos contando los días para volver a Udine… Muchas gracias Sabrina, muchas gracias por mantener viva la pasión por la cinematografía asiática y por brindarnos la ocasión de compartirla… Arrivederci, maestra!!!

Por Enrique Garcelán (CineAsia) y Jorge Endrino (Asiateca)

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.