Raj Kumar Gupta es un guionista y director indio que con tan solo 2 películas ya se ha hecho un nombre dentro de la escena del cine Bollywood. Con producciones y vocación muy independientes y fuera del mainstream del gigante cinematográfico de la India, su anterior película Aamir y la actual No One Killed Jessica han sido sendos éxitos de crítica y publico. En la edición de este año del Festival de Granada-Cines del Sur se programó una interesante retrospectiva en torno al cine “negro” indio, de la que os fuimos informando durante las crónicas que pudimos hacer del festival, y que mejor momento para que un realizador como él llegara a tierras andaluzas, formando además parte del jurado internacional de la sección oficial.

Y así, bajo el marco incomparable de la Alhambra, y más concretamente tranquilamente sentados en la recepción del Teatro Isabel la Católica, Asiateca y nuestros compañeros y amigos de CineAsia, tuvimos la oportunidad de charlar largo y tendido con Raj Kumar Gupta. Qué podemos decir para trasmitiros el “buen rollito” (‘feeling’ dirían los angloparlantes) que hubo: pues simplemente comentaros que a esa entrevista se sucedió un paseo por Granada, una tarde compartida en una hermosa tetería moruna y un viaje extendido después a Barcelona, donde CineAsia siguieron disfrutando de la compañía encantadora del buen, “amigo ya”, Raj Kumar.

Aquí os dejamos la entrevista, para que la disfrutéis y saquéis vuestras propias conclusiones.

Asiateca: No One Killed Jessica está basada en un hecho real acontecido en India en 1999. ¿Cómo ha enfocado la realización de esta película: se ha ceñido a los hechos reales o éstos son sólo la base para su ficción?

Gupta: Como sabéis este fue un caso muy importante que en 1999 tuvo una gran repercusión mediática y dio lugar a ríos de tinta. Esta chica, Jessica, es asesinada en un bar-discoteca donde hay 300 personas y nadie dice haber visto al asesino y, por tanto, se comete una injusticia porque precisamente el asesino es alguien de una familia que tiene muchísima influencia política. Se niega justicia a esta familia, a la víctima, y por tanto mucha gente, gente normal y corriente como vosotros o como yo, alza la voz y se inicia un gran movimiento.

Mi inspiración a la hora de hacer esta película viene del hecho en sí, pero al ser un acontecimiento tan difícil tuve que investigar y documentarme mucho, de hecho pasé mucho tiempo con la hermana de la víctima, más de un mes hablando con ella para conocer cómo era Jessica, cómo creció, cómo fue su infancia… me documenté e investigué bastante. Además al ser un acontecimiento de tanta repercusión había mucho material escrito que facilitó todo el tema de la documentación. Lo que había que hacer era llevar estos hechos al cine y la decisión de hacerlo fue porque ya se habían hecho documentales incluso en las noticias. Como todos sabemos a veces los noticiarios crean melodramas, cuentan los hechos de manera melodramática, pero yo quería llevar toda mi investigación al cine.

Hay elementos de ficción como el personaje de la periodista que, aunque es real, no fue del todo así: los medios de comunicación hoy en día tienen una gran influencia y de alguna manera fueron, en aquel momento, los que sacaron a la luz y dieron tanta magnitud al suceso; pero en la película, claro, no podía incluir a 100 o a 1.000 periodistas en la trama, sino que opté por que una periodista finalmente fuera la que representara el papel de los medios en la historia. Pero es cierto que los personajes, la víctima y otros detalles están inspirados en la realidad. Si tuviera que dar un porcentaje quizás el 75% es realidad, el 25% restante es ficción.

Asiateca: El caso de No One Killed Jessica no se resolvería hasta 2006 y creó una nueva jurisprudencia al respecto de este tipo de temas, ¿no es así?

Gupta: Sí, es cierto que fue un caso que tardó 7 años en dictarse una sentencia final. Cuando hablé con la familia me comentaban esto mismo, que fue un proceso muy largo y doloroso. En cierto modo, puede ser algo normal, porque en este tipo de casos la justicia puede llevar su tiempo, pero sí que, por la naturaleza del caso y por el hecho de que todos los implicados hubieran sido liberados en una primera sentencia y que estuvieran en la calle, fue por lo que mucha gente se indignó, se echó a la calle y protestó porque se sentía en la piel de la víctima y veía que se le negaba justicia a la familia pero también a la sociedad. Finalmente el caso se reabrió y esto fue algo extraordinario, la segunda vez que algo similar pasaba en la India, que se reabriera un caso por las protestas y la presión de la calle. He intentado de alguna manera mostrar ese largo lapso de tiempo en la película, es difícil pero hay elementos cinematográficos para intentar conseguirlo.

Aparte de la jurisprudencia que surgió, quería añadir que el movimiento social también influyó muchísimo: cómo se fueron realizando protestas durante estos 7 años y sobre todo las protestas con velas, que provocaron que, después de este caso, todo el mundo saliera con velas para protestar por cualquier cosa, por lo que esto tuvo una influencia e hizo ver a la sociedad india que no está mal protestar cuando hay una injusticia.

Volviendo al tema de la película también pienso que de alguna manera dio voz a una clase media india que es capaz de expresarse, que conoce los mecanismos para hacerse oír, y eso también fue un cambio importante que conllevó el caso.

Asiateca: Tanto en Aamir, su anterior film, como en No One Killed Jessica, introduce a actores poco conocidos para la gran pantalla (Rajeev Khandelwal en Aamir, conocido en TV pero no en cine, y la “Jessica” de la película que nos ocupa) pero que luego resultan ser unas grandes revelaciones y promesas… ¿le gusta apostar por nuevos rostros?

Gupta: La verdad es que creo que hay muchísimo talento en el cine indio, que hay muchos actores que no son tan famosos y que tienen mucho que ofrecer. Mi idea a la hora de hacer mis películas es mostrar estos nuevos talentos de manera que además ellos traigan al rodaje mucha energía positiva, porque son gente que quiere hacer muchísimas cosas, está muy motivada y por tanto eso ayuda mucho en el rodaje, aparte de que no se quejan ni me discuten mucho (ja ja ja). Tienen hambre de hacer cosas por un lado, pero por otro no cuestionan tanto al director. Toda esa motivación la verdad es que ayuda mucho durante el rodaje, creo que hay mucho talento no explorado en el cine indio, aparte de que me gusta ver rostros frescos y nuevos en las películas. Además hay una decisión personal en este tema: en Aamir yo quería que el protagonista fuera un personaje sobre el cual el público no tuviera ya una noción previa, que no le viera con un bagaje cinematográfico, que fuera alguien desconocido, alguien normal como cualquiera de nosotros, y eso también ayuda a la hora de que la película tenga una conexión con esa realidad que quiere representar.

Asiateca: Pero sin embargo, para No One Killed Jessica ha contado con una de las grandes actrices de Bollywood: Rani Mukerji, ¿cómo es trabajar con una estrella de la industria bollywoodiense?

Gupta: La verdad es que no fue difícil y creo que la clave está en un brillante guión, un guión que cuando se lo pasamos a los representantes y a los actores les emocionó y, antes de ver mi cara (ja ja ja), dijeron que sí. El guión ayudó enormemente y también, por supuesto, el éxito de mi anterior trabajo que hizo que confiaran en mí como director. Cuando le pasé el guión al equipo de Rani Mukerji y de Vidya Balan lo aceptaron y por supuesto se interesaron en cómo iba a tratar esa idea: el hecho de que fuera una historia real, mi bagaje como director y el haber conversado conmigo ayudó a que se metieran de lleno en el proyecto y no hubo ningún problema. Por esto al final la película salió bien y a la gente le sorprendió ver cómo un tema en el que hubiera tantas protagonistas femeninas, que es algo que parece que todavía no funciona muy bien en la India, funcionara tan bien y tuviera tanto éxito. ¿Por qué? Creo que la mezcla de guión, mi implicación y manera de ver la película y cómo nos relacionamos con todo el staff fue lo que hizo que funcionara.

Asiateca: En cierto momento de la película usted hace un cameo gritando al personaje de Rani “Marry Me!!!” ¿Estaba en el guión original o salió de forma espontánea? ¿Es cierto que es un gran admirador suyo?

Gupta: La verdad es que sí, soy un gran admirador de Rani Mukerji, pero sólo un admirador, nada más (ja ja ja). Esa frase estaba en el guión, no fue improvisada, pero lo que sí se improvisó fue la manera en la que se dijo en el rodaje. Teníamos que pensar qué actor lo iba a decir y pensando, incluso ella lo sugirió, dije: “yo mismo lo hago”. Eso sí que se improvisó y así es como salió finalmente.

Asiateca: La música está siempre muy presente en sus dos películas, es un elemento que destaca… La banda sonora de No One Killed Jessica (sobre todo en los títulos de créditos iniciales) es muy “indie”, muy rockera, mucho más alternativa. ¿Qué nos puede comentar a este respecto?

Gupta: Tengo una idea que para mí es esencial en el cine: hasta que la música y los elementos de audio no se insertan la película, ésta no está acabada, porque la música añade muchísimo lenguaje y contenido a la misma. No One Killed Jessica está basada en una ciudad, Delhi, que es un centro político con muchas corrientes y donde todo el mundo, así lo dice la canción, todo el mundo es alguien el Delhi, porque eso es lo que pasa al fin y al cabo, todo el mundo conoce a alguien, todos tienen su pequeño espacio político y social en la ciudad como suele pasar en todas las ciudades del mundo que son importantes políticamente hablando, y en el caso de la India diría que es aún más especial. De manera que empezar presentando Delhi con una canción con ese contenido es situar al espectador, qué es lo que se va a encontrar en la ciudad. Además yo creo también mucho en todo lo que es independiente, nuevo, fresco y me gusta insertarlo en mis películas.

La música añade una especie de estado de ánimo, de los personajes, de lo que está pasando, ayuda a crear un entorno y creo que se puede ver muy bien durante la película. La música es un lenguaje universal, una forma de comunicarse sin palabras, y por eso le doy tanta importancia.

Asiateca: Ha sido usted asistente de dirección de Anurag Kashyap en los thrillers Black Friday y No Smoking… En su debut elije también el thriller con Aamir y ahora con No One Killed Jessica vuelve con un thriller dramático. ¿Qué le atrae del género negro? ¿Tiene pensado explorar nuevos géneros cinematográficos?

Gupta: No me gustaría quedarme restringido a un género concreto, la verdad es que a mí me gusta explorar con los formatos y con las maneras de contar historias. Esto se ve en mis dos películas: en Aamir trato la historia de una manera más política, con un contenido mucho más político, mientras que No One Killed Jessica tiene evidentemente un componente mucho más dramático y se puede considerar un thriller dramático como lo has llamado. Pero insisto en que no me gustaría quedarme encasillado en un género porque eso significaría que soy un realizador muerto, que ya no puede evolucionar. Lo que quiero hacer es explorar, explorar temas, explorar técnicas, explorar maneras de contar las historias. A mí me gusta escribir los guiones de mis propias películas pero también me gustaría dirigir una película cuyo guión sea de otra persona, para ver si soy bueno o no dirigiendo otros guiones, mi idea es la de seguir evolucionando.

Asiateca: Pero aunque el ciclo que programa el Festival se titule “Bollywood en Negro”, usted realmente se sitúa dentro de los directores del “off Bollywood”, o sea, fuera de los circuitos del mainstream, más cercano al cine independiente, y aún así sus películas están siendo un gran éxito.

Gupta: Soy muy afortunado por eso. Mis 2 películas han tenido un éxito de crítica y un éxito comercial lo cual es realmente una suerte. Sin embargo, quiero decir que el proceso de realización cinematográfica me gustaría que siempre tuviera un espíritu independiente y espero que siga siendo así, ahora eso no quita que yo como realizador, cualquier realizador quiere que sus películas las vea la gente, por mucho que uno haga películas independientes siempre quiere que se vean, en mi caso son películas independientes pero que la gente las ve.

Asiateca: En Aamir utiliza la cámara con un estilo muy cercano al cine documental o docudrama (cámara en mano), pero en No One Killed Jessica ha sido todo lo contrario ¿le gusta experimentar con los diferentes formatos cinematográficos?

Gupta: Sí, evidentemente: la exploración, la experimentación es una tónica en mis películas e intento experimentar en el rodaje, en el uso de la cámara tanto como sea posible. Como ejemplo, en Aamir el director de fotografía era un profesional que trabajaba para el National Geographic, lo cual era importante porque había que mostrar los espacios de una manera cercana y única y que fueran muy vivos, de manera que un director de fotografía que tuviera esta experiencia en el ámbito documental ayudó muchísimo a crear el ambiente que yo quería crear. En No One Killed Jessica, que era otro tipo de película, para mí había que mostrar un estado de ánimo, un viaje hacia la verdad, un viaje sobre cómo se va haciendo justicia y por tanto la cámara se tenía que tratar de otra manera. Pero no sólo me gusta experimentar con la cámara sino también con la música… con todos los elementos cinematográficos.

Asiateca: Siguiendo con Aamir, una pregunta quizás un poco incómoda. ¿Qué opina de la polémica sobre los parecidos entre el guión de Aamir y el de la película independiente filipino-americana Cavite?

Gupta: Realmente no me importa que me hagas esta pregunta porque ya me la han hecho muchas veces (ja ja ja). Nosotros no estuvimos inspirados por esta película porque la realidad es que escribimos el guión antes de que se estrenara Cavite. Sí que ocurrió que mi productor llegó un momento que me comentó todo esto que se estaba diciendo y lo que le dije es que no había visto esa película aún, que no la conocía, de manera que nuestro equipo de producción escribió a los realizadores de Cavite. Su respuesta fue, la verdad, muy educada: dijeron que no había problema, que de hecho entendían lo mal que lo pudiéramos estar pasando porque a ellos mismos se les estaba acusando de que Cavite era a su vez un remake de la película Nick of Time y de Cellular, o sea, que entendieron perfectamente la situación, nos dijeron que confiaban plenamente en nosotros. Por otro lado, en un mundo donde hay 6.000 millones de personas, no es raro que a dos personas se les ocurra lo mismo. Además hay que entender un poco la realidad de esa película: Cavite tuvo una producción muy pequeña, muy independiente, una magnitud bastante reducida.

Asiateca: ¿Qué le atrae tanto de las historias que convierten a personas normales en héroes (los llamados “Ordinary Heroes”)? De hecho, Aamir significa literalmente “líder”.

Gupta: Realmente me atrae mucho este tema y siempre me ha parecido interesante. Creo que no hay que ser un superhéroe y tener superpoderes para ser realmente alguien especial. Una persona se define por sus actos y esos actos pueden convertirlo de persona normal a héroe aunque no sea a nivel universal. Los actos que yo haga pueden convertirme en héroe o hacerme sobresalir dentro de mi círculo de amigos o conocidos, al igual que los actos que tú hagas pueden convertirte a ti en alguien especial para los tuyos, esa es la idea principal que me atrae.

Asiateca: Parece que su relación con la productora-distribuidora UTV está consolidada, ¿es así? ¿Qué podría contarnos de sus próximos proyectos con la distribuidora: Ghanchakkar y Rapchik? ¿Ambos guiones son suyos?

Gupta: Es cierto que la relación con UTV es excelente, siempre lo ha sido. Por comentarte el estado en el que están estos nuevos proyectos: el primero, Ghanchakkar, es una comedia negra situada en Mumbai, el guión está acabado y ahora mismo se encuentra en el proceso de selección del reparto; la otra película que has comentado, Rapchik, en todo caso se haría después de acabar Ghanchakkar pero actualmente se está terminando el guión. Ghanchakkar la estoy co-escribiendo junto a un actor y el guión de Rapchik sí que es mío.

Asiateca: ¿Qué le parece que un festival como Cines del Sur permita que el cine de su país se vea fuera de sus fronteras y se conozca fuera de la India?

Gupta: Por supuesto que es fantástico que ocurran estas cosas, no sólo con las películas sino, por ejemplo, con los miembros del jurado. Somos un jurado internacional, cada uno con su cultura, que viene de muchas partes del mundo y esto es algo muy poco usual y por lo tanto es muy recomendable. Me están gustando mucho las películas que estoy viendo, me gusta el lugar y me encantaría volver tantas veces como me invitaran, sin duda alguna. Además el hecho de que haya un público que ve las películas significa que aunque no estemos conectados físicamente, sí que hay un interés por conocer.

Muchísimas gracias Raj Kumar Gupta (“Raj” ya para los amigos) por compartir esos momentos con nosotros.

Por Gloria Fernández y Jorge Endrino

2 Respuestas

  1. Surabaya

    Muy interesante la entrevista.

    Parece un tipo simpático este Raj Kumar Gupta, habrá que seguirle.

    Responder
  2. Javi

    Tengo curiosidad de ver algo de este tipo de cine. Un saludo. Me pasaré con más tiempo y detenidamente. Me gusta esta revista sobre cine oriental. Muy buena. Hasta pronto.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.