Cineasia

A veces el tiempo pasa y no nos damos ni cuenta, y cuando uno piensa en ello solo puede acordarse de los buenos momentos vividos. Cineasia nació como proyecto de Revista impresa hace ya 10 años, la primera, y única, revista especializada en cine asiático de nuestro país, algo insólito que llamo la atención de todos los aficionados a estas cinematográficas, entre los que me incluyo por supuesto. Os contaré una anécdota:

La primera vez que asistí al festival de Sitges fui un poco a la aventura, me monte en mi coche me hice 7 horas de viaje y me planté en una ciudad que no conocía para asistir a un festival de cine de género. La gracia de todo es que en mi búsqueda de los espacios del festival tope con el Miramar y vi el stand de Cineasia, yo era suscriptor y allí que me plante con una frase tan inocente como “hola soy suscriptor”, preguntando por Domingo López, al que conocía de haber coincidido con él en Allzine. Me encontré una serie de personas majísimas, de trato afectivo que acogieron a ese “suscriptor” que andaba mas perdido que otra cosa, el cual terminó cenando con ellos y yendo al cine con uno de los asistentes a la cena (“La chica que saltaba a través del tiempo” fue la película, encina una maravilla de Mamoru Hosoda). A partir de ese momento comenzó una relación que hoy es de buena amistad, a pesar de que mucho ha llovido y Cineasia dejo de ser una revista impresa y comenzó una nueva andadura.

La cosa es que este décimo aniversario ha sido la vuelta al papel de Cineasia, en forma de anuario en torno a las cinematografías asiáticas, un anuario en el que se pueden encontrar artículos y reseñas que muestran como está el panorama actual del cine oriental ordenado por países, además de como anda la edición en España. Además encontrareis entrevistas y artículos especiales muy interesantes.

Yo mismo, en honor a esa relación de amistad que antes mencionaba, he colaborado en la confección de este anuario, y quizás no esta bien que yo lo diga, peor ha quedado genial en cuanto a maquetación y contenido, haceos con uno si podéis.

A modo de adelanto de lo que encontraréis en el anuario, hoy os traigo una entrevista que Gloria Fernandez y yo mismo hicimos a Takashi Miike en su visita el pasado año al Festival de Sitges.

Takashi Miike

Muchos años llevaban los fans del director sin verlo por estos lares… Y es que, con una agenda tan apretada, a Takashi Miike se le hace cada vez más difícil abandonar el set de rodaje. Pero la tentación esta vez era demasiado fuerte: un premio, una retrospectiva, 2 películas en competición en distintas secciones y un libro, el primero sobre su figura aquí en España… Lo que le ofreció el Festival de Sitges el año pasado, en colaboración con la Fundación Japón, al realizador nipón era algo así como irresistible. Así que después de 10 años de su primera visita, Miike volvió a pisar tierras catalanas y, con una paciencia y un humor excepcionales, atendió a fans, firmó dvds, se paseó por las distintas sedes del festival, recibió a la prensa y, cómo no, nos dedicó un ratito en el cual pudimos charlar sobre su cine. Aquí os dejamos la conversación…

Diez años ya desde su última visita a Sitges, y cuando llega viene con 2 películas, una en Sección Oficial y otra en Focus Asia, cinco películas en retrospectiva, un homenaje, la María Honorífica, un libro que ha editado el festival, el único en España sobre su carrera… ¿Cómo se siente? ¿Qué le produce este despliegue?

Cuando empecé como director no pensaba que llegaría tan lejos, que estaría aquí en Sitges con un libro, un homenaje y todo esto. Yo empecé haciendo películas directas a vídeo para un público muy concreto, y no era consciente de que llegaría hasta aquí. Cada película que he hecho a lo largo de los años la he realizado sin la intención de que me reconozca la gente, sino que he puesto mi alma en cada una y he aprendido mucho sólo por el hecho de hacer cine.

Suponemos que cuando a uno le gusta su trabajo y le apasiona lo que hace, es capaz de trabajar de forma intensa y estrenar 2 y 3 películas cada año, incluso hay años en que ha estrenado 5, 6 y hasta 7 películas. ¿Es su pasión lo que le lleva a estar constantemente rodando?

Antes de ser director trabajé durante casi 10 años como ayudante de dirección, y este rol requiere hacer muchas cosas diferentes y de ahí saqué este ritmo. Un ritmo que me lleva a trabajar constantemente y hacer varias películas al año, es mi modo de trabajar.

lesson of evil

Ayudante de dirección con Shohei Imamura por ejemplo… ¿le influenció de alguna manera?

El caso de Imamura es algo diferente ya que él puede llegar a tardar años en escribir un guión y, aunque en sus películas pone toda su alma y controle hasta el último detalle, puede tardar varios años en hacerlas. Es un poco el sistema contrario al que suelo usar yo, a mi modo de funcionar. Realmente trabajar con Imamura me ayudó a saber que, el suyo, no era mi estilo de hacer las cosas. Trabajé con él en 2 proyectos y vi cómo ponía su alma en cada trabajo, en la planificación, en su desarrollo, en el montaje… por eso tarda tanto en hacer una película. Trabajar con él me hizo ver que yo no podría trabajar de esa manera.

Pues si Imamura no le influenció, ¿qué me dice de Bruce Lee? Mucho se lee sobre que ha sido una de sus fuentes de inspiración…

Efectivamente Bruce Lee fue una de mis inspiraciones para hacer cine, me gustaba mucho ver sus films, era una gran estrella. Muchas de sus películas llegaron con retraso a Japón. Cuando se estrenó Enter the Dragon (Operación Dragón, 1973) en Japón, Bruce Lee ya había muerto. La cuestión era que todos lo sabían, los niños sabían que el actor estaba muerto, habían visto imágenes de su funeral pero, sin embargo, iban a verlo de nuevo al cine. Esto me hizo pensar en cómo aunque Bruce ya hubiera fallecido seguía estando vivo en su cine, eso me inspiró mucho.

Ahora que ha adquirido una posición destacada dentro de la industria del cine japonés, seguramente le llegan muchísimos proyectos. ¿Cómo selecciona sus historias? ¿Qué tiene en cuenta?

Básicamente por el orden en que me llegan los proyectos (risas). En este momento ya tengo proyectos para el año que viene e incluso para dentro de dos años… pero aun así hay huecos libres para más cosas (risas). En estos espacios libres suelo hacer series televisivas para jóvenes, aunque normalmente no puedo volcarme del todo en ello, así que acabo cediendo la dirección de estos espacios a mi ayudante de dirección.

Shield of straw

¿Cómo siente que ha evolucionado su forma de dirigir, si es que cree que ha evolucionado, de empezar realizando productos directos a vídeo, a grandes superproducciones como por ejemplo Shield of Straw (Los Protectores)?

Desde mis comienzos hasta ahora mi modo de dirigir no ha cambiado mucho, en cuanto a las técnicas que utilizo. Lo que sí ha cambiado ha sido el formato, desde los 16 a los 35 mm y ahora el formato digital. Los presupuestos sí que han subido pero siempre es poco, es decir, en todos los proyectos nunca es suficiente el dinero que se tiene para hacer lo que se quiere hacer. En cuanto a mi libertad creo que no ha cambiado mucho, suelo hacer lo que quiero hacer.

Lesson of the Evil es la película que el aficionado occidental espera de Takashi Miike, pero usted es director de películas como Shangri-la, Sabu, The Bird People from China, que están muy alejadas de esos registros. ¿Cómo se siente cuando la mayoría de los aficionados occidentales le encasillan dentro del género de terror y violencia?

Es cierto que he hecho muchas películas de terror y violencia y que el fan espera eso de mí, y es que realmente cuando hago una película digamos “normal”, dentro de mí siento algo de frustración porque no hay demasiada sangre o violencia… (ja, ja, ja). Entonces sé que en la próxima habrá mucha más sangre… Es un equilibrio, si hago una película menos violenta, la siguiente llevará más violencia…

Entonces, realmente es usted un amante del género…

Por supuesto, no lo dudes.

¿Difícil verle pues en otra comedia romántica como lo fue For Love’s Sake?

Bueno, me divertí mucho haciéndola y también había mucha violencia y sangre, así que estoy satisfecho… Pero no, la comedia romántica no es lo mío (risas).

for-loves-sake-2012-001

¿Qué pasó con el sello Sushi Typhoon de su amigo Noboru Iguchi del que usted fue algo así como “el padrino”?

Fue una iniciativa muy divertida y, claro, cómo no iba a estar apoyándola. Son mis amigos. Pero al final creo que se les hizo muy difícil el encontrar patrocinadores y financiación. En Japón no gustan demasiado este tipo de productos. Pero, ahora que pienso, creo recordar que existió además un proyecto de rodaje cinematográfico que se llamaba Sushi Typhoon. En él un hombre, una especie de superhéroe, se subía a un delfín, comía carne de ballena y esto le daba poderes para combatir a los malos. También ayudaba a los de Green Peace a pesar de que éstos se oponen a la caza de ballenas… algo muy raro… (risas y más risas durante un buen rato).

¿Y este proyecto se realizará algún día?

Si la Nikkatsu quiere arruinarse haciendo este proyecto allá ellos, esto a mí no me incumbe, a mí que no me busquen después (ja, ja, ja)…

El ser un director reconocido y premiado en Occidente, hace que en su país lo valoren más.

Claro, todo ayuda, y sí en Japón se me reconoció bastante después de que lo hicieran aquí, en los distintos festivales occidentales. A partir de un momento en mi carrera, los presupuestos empezaron a crecer en mis proyectos y actores reconocidos y de éxito en Japón querían trabajar conmigo.

Y para terminar, ¿qué puede decirnos de The Outsider, un proyecto de procedencia americana? ¿Se va a ir a Hollywood a trabajar?

Pues sí, el proyecto existe y ahora estamos en fase de negociación. Yo puse dos condiciones previas, trabajar con mi propio equipo y que la película se rodase en Japón, así que la idea es no rodar en Hollywood. El estilo de hacer cine en los EEUU es muy diferente al que tengo en mi país, por eso creo que la negociación de esos términos puede resultar un poco más complicada… Pero sí, el proyecto está ahí…

Gracias maestro Miike. Gracias por su tiempo. Un tiempo y un recuerdo inolvidable este encuentro con uno de los directores más populares de Japón… Amable, divertido (nos reímos con él unas cuantas veces durante la entrevista), profesional, Takashi Miike pasó por Sitges dejando huella…

Entrevista a Takashi Miike

Gloria Fernández (CineAsia) y Jorge Endrino (Asiateca)
Fotos: Mario Herrera

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.