Yim Pil-sun es el director coreano que ha estado más veces en el Festival de Sitges (siete con esta). Ya lo vimos cuando presentó Hansel & Gretel y en la interesante mesa de directores coreanos el pasado año junto con Na Hong-jin y Ryoo Seung-wan. En 2012 presentaba a Sección Oficial su último trabajo, Doomsday Book, en el que ha dirigido 2 de sus tres segmentos (el segundo lo dirigió Kim Jee-woon). Nuestros amigos de Cineasia y nosotros quisimos indagar un poco más sobre el proceso de creación de esta película, un tanto irregular, pero sí en cualquier caso sorprendente, cautivadora por momentos e irreverente a partes iguales. Charlamos con el director en el jardín del Hotel Melià y allí nos contó, con su buen humor y simpatía de siempre, algunos interesantes detalles sobre la misma.

Asiateca: ¿Como surgió la idea de hacer un omnibus? ¿Quien buscó a quién? ¿Quién iba a ser el tercer director?

Yim Pil-sun: En un inicio el director de la película The Show Must Go on, Han Jae-rim, fue quien propuso este proyecto. Él nos propuso a Kim Jee-woon y a mí que con la productora podíamos hacer este omnibus y nos pusimos a ello, solo que luego hubo problemas con la inversión, con la productora y demás, y entonces Han no pudo entrar en el proyecto. Pero Kim y yo rodamos nuestras 2 partes, la primera y la segunda, sin embargo, no podíamos estrenarla porque la película no estaba acabada. Después de 5 años los inversores dijeron que era una pena no terminarla estando ya realizadas estas 2 partes y por eso el año pasado rodamos la tercera. Como la historia trata del futuro, aunque las 2 primeras partes están rodadas hace años, no desentonaba en el conjunto, además aparecen actores conocidos y esto convenció a los distribuidores. Pero realmente el proceso fue muy duro.

Asiateca: Hablando de actores, en el primer corte aparece Ryoo Seung-beong que es uno de los actores más populares y toda una estrella en Corea. ¿Fue difícil convencerle para, uno, hacer de tipo pringao, y dos, hacer de tipo pringao y además convertirlo en zombi?

Yim Pil-sun: Esta fue la razón por la que pudimos convencer a Ryoo Seung-beong, él mismo dijo que era un personaje muy gracioso, muy divertido y quiso hacerlo desde el principio. Para describir este personaje diré que es un empollón y al mismo tiempo es muy cutre, había que buscar un vestuario adecuado, las gafas, etc., y además pienso que la cara de Ryoo pega perfectamente con un zombi, y todo esto, en verdad, le interesó bastante. Ya he comentado que para terminar la película tardamos 5 años y durante todo este tiempo Ryoo siempre ha tenido mucho cariño al personaje, cuando nos veíamos me preguntaba: “¿Cuando se estrena esta película?“. Fue un proyecto muy divertido y siempre me dice: “Si quisieras hacer una comedia tan extraña, tan divertida como ésta, yo estoy dispuesto ha hacerla“.

Asiateca: ¿Hubo algún tipo de coordinación entre los directores? Es decir: ¿cómo se iban a ordenar los cortes? ¿Quién iba a hacer cada cosa? ¿Cómo fueron estas decisiones? ¿Tiene que ver que sus dos cortos son los que tienen más humor y el de Kim Jee-woon es quizás el más existencialista o sobrio?

YPS: En un principio tanto Kim Jee-woon como yo queríamos contar historias totalmente distintas, con tonos totalmente diferentes, ya que iban a ser 3 partes, pero finalmente eso no fue así. Cuando hice la tercera parte a modo de epílogo, quisimos darle a la película un equilibrio, que no fuera todo tan diferente, que tuviera un hilo conductor. En realidad, cuando dirigí la tercera, Kim Jee-woon ya estaba en Hollywood, pero en los momentos importantes participó activamente; sobre todo me ayudó mucho en el montaje, intercambiamos impresiones y demás.

Asiateca: Hay un momento en el primer episodio de la película donde aparece un cameo del director Bong Joon-ho, ¿cómo surgió?

YPS: Todo surgió a raíz de mi participación en The Host, después de aquello pensé “me vengaré algún día”, todo empezó así. En realidad, ese personaje es una parodia, lleva un traje tradicional y actúa de manera muy curiosa. Bong me decía: “¿Este es mi personaje? ¿En serio?”. Y lo gracioso es que aún no ha visto la película. Ya me ha dicho que en su próximo proyecto me buscará algún personaje para vengarse. Vamos así, de venganza en venganza. Yo creo que, aunque no es muy buen actor, si tengo algún papel gracioso como éste, se lo volveré a dar a él (risas).

Asiateca: A raíz de este cameo podemos ver además que en sus dos episodios utiliza la televisión siempre con la intención de ridiculizar, por así decirlo, lo que aparece en ella. ¿Cuál era realmente su intención?

YPS: Creo que esto pasa en todas partes, pero Corea es una sociedad muy desarrollada de cara a Internet, es una sociedad muy comercial y yo creo que esto no es bueno, no va por buen camino, y quería criticar esta situación. La gente está pendiente de los anuncios y casi se vuelve loca con el consumismo, así que quise convertir esta situación en una comedia negra, un tipo de parodia de toda esta situación, tanto así, que creo que esta película no es del gusto de muchos periodistas.

Asiateca: La crítica social, sobre todo en el primer segmento, es muy evidente. ¿Qué nos puede contar sobre este punto?

YPS: Realmente quería hacer una crítica a la sociedad coreana en general. Creo que hoy en día a mucha gente no le gusta pensar, realmente no piensa. Tomemos como ejemplo el primer corte de la película, todo empieza desde la ignorancia de la gente, la esencia de la crítica es esa, la ignorancia y la dejadez. En la Biblia, en la historia de Sodoma y Gomorra, Dios dice que si hay al menos uno bueno de entre todos no destruiría la ciudad. Yo quería describir un poco la situación en este sentido. A lo mejor es una visión un poco cínica.

Asiateca: Sin embargo, sus finales parecen felices, en cierto modo dejan pie a la esperanza a pesar de todo. ¿Cree en un renacimiento después del Apocalipsis?

YPS: A nivel medioambiental se dice que si desapareciera el ser humano este planeta reviviría. En cierto modo es una ironía porque este mundo donde viven los humanos reviviría si desaparecieran los humanos, y yo quería seguir un poco la línea del humanismo. Creo que lo más importante del humanismo es el amor, entre mujer y hombre, entre la familia… pero en definitiva, el amor. Por ejemplo, en este mundo que hemos creado, para construir una cosa hay que destruir muchas más cosas, y mi filosofía realmente es querer a la gente que está cerca de mí. En el primer episodio el hombre y la mujer se reencuentran pero convertidos en zombis, es una visión más pesimista. Sin embargo, en el tercer episodio aunque sólo sobrevive esta familia, creo que es realmente esperanzador.

Asiateca: Para terminar, ¿qué nos puede contar de su próximo proyecto? Hemos leído algo sobre una comedia negra. ¿Piensa abandonar el género en su próxima película?

YPS: En mi próxima película permanecerá un poco la fantasía, pero, sin embargo, ya no tendrá ese componente de thriller de mis películas anteriores. Será una comedia negra que va, más o menos, de tres hombres que son un poco inútiles… No podrá venir a Sitges porque no es tan de género, pero creo que les gustaría mucho… (ja, ja, ja). Ahora voy ha hacer una película más ordinaria para poder luego seguir con otras cosas.

Gracias amigo ya Yim Pil-sun, siempre serás bienvenido a Sitges, vengas las veces que vengas.

Por Gloria Fernández (CineAsia) y Jorge Endrino (Asiateca)

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.