Siempre he dicho que no se me da bien “criticar” películas, que mi pensamiento disperso y mi falta de concreción a la hora de escribir hace que no me apetezca poner “nota” a las películas que veo. Pero a veces ves una cinta y por lo que sea quieres escribir sobre ella, comentar que te ha parecido. Por eso hoy nace esta nueva sección en el blog, para comentar un poco películas que tenga ganas de comentar, fuera de los círculos festivaleros donde hasta ahora era el único momento donde daba mis impresiones. Comencemos entonces.

sentimental animal

Sentimental Animal
China, 2011.
Director: Wu Quan.

Wu Quan es un conocido artista multimedia que realiza montajes audiovisuales e improvisaciones musicales en la escena independiente de Beijing. En esta ocasión se pone al mando de una película independiente que destaca por su fuerza visual y su narrativa nada convencional puesta al servicio de la trasmisión de crudos sentimientos. La película se vio por primera vez en el Festival de Cine Independiente de Beijing, pero se dio a conocer internacionalmente al ganar el premio NETPAC en la edición de 2012 del Festival Internacional de Cine de Rotterdam, dedicándole el jurado las siguientes palabras “Por el empleo de una construcción visual y narrativa innovadora para cultivar un estilo cinematográfico conmovedor, creando así una metonimia sutil sobre la estructura de poder y las duras relaciones humanas en la sociedad china actual.” Su paso por este festival también nos dejó algunos datos interesantes sobre la producción que iremos comentando a lo largo de estas líneas.

Sentimental Animal tiene un esqueleto simple, una reunión de año nuevo para celebrar no solo la entrada de año sino el cumpleaños de Wu Ye, antiguo héroe de guerra que actualmente está inválido y enfermo. En ella se reunirán sus antiguos protegidos para la celebración. El propio director reconocería que aunque había un guion escrito pronto lo desecharía por diferentes motivos y se dejaría llevar.

Pero esta simplista premisa no es relevante para disfrutar de la película, porque está cinta esconde muchas cosas, sobre todo una fuerza visual y una narrativa muy interesante. En un principio destaca el blanco y negro, que Wu Quan solo usó por una mera cuestión de presupuesto, pero que en mi opinión está muy bien usado, jugando con la luz, las sombras, ese humo de opio permanente que acompaña muchas escenas de la “terapia” de Wu Ye… el uso de este recurso le da un toque mucho más misterioso y opresivo al conjunto. Por otro lado vemos como Wu Quan, en su faceta de artista, juega muchísimo con elementos como el sonido ambiente, a veces casi inexistente a veces atronador, una narrativa poco lineal, desconcertante al comienzo de la película, juega con la música, las cámaras rápidas, los planos… Todo esto construye un conjunto misterioso, desconcertante en su inicio y opresivo en su desarrollo, con una sensación casi perturbadora en algunos momentos.

Y es que estos elementos son necesarios en este film, que nos muestra de muchas formas diferentes (unas más sutiles y metafóricas, otras más directas) por una parte el lado oscuro de las relaciones humanas, la violencia y la falta de humanidad dentro de la sociedad, pero por otra también el espíritu de sacrificio y la lealtad. Podríamos pensar que el propio título de la película, Sentimental Animal, hace referencia a esto pero fue elegido de entre varias opciones sin una aparente relación con la propia cinta, según Wu Quan hace referencia a los animales que aparecen en la película, incluido el hombre.

Esto me lleva a aclarar que la película contiene algunas duras escenas en relación a los animales, y los estómagos sensibles deberían tenerlo en cuenta.

En definitiva, una película fuertemente visual, a la que tienes que entrar y que te tiene que llegar para disfrutarse plenamente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.