EL GOLDEN NINJA WARRIOR CONTRAATACA. EL RETORNO DE NICO GIRALDI.
LA IFD Y FILMARK AL DESCUBIERTO (por Olga N. Santoveña)

Algunos de vosotros os estaréis preguntando qué es eso de la IFD y la Filmark. Y es comprensible, porque incluso yo misma no lo he sabido hasta hace poco.

Por fin, alguien se ha tomado no digo la molestia sino el interminable, por no decir bíblico, tiempo para reunir, desmenuzar e identificar la casi entera filmografía de estas dos productoras de Hong Kong, la IFD de Joseph Lai y la Filmark de Tomas Tang, conocidas por los del gremio por su peculiar modus operandi de “copiar y pegar” trozos de películas. Su personal modo de realizar, o mejor dicho, de reelaborar las películas era una manera rápida y eficaz de llegar a cuantos más espectadores mejor dando alta rentabilidad a sus películas. Estamos hablando de películas para un público muy minoritario, amante de las artes marciales, pero no de unas artes marciales como nosotros nos las imaginamos, sino de lo peorcito de ese mundo, lo más cutre, lo más gamberro y bizarro. Y quizás sea éste el motivo por el que hasta ahora nadie se haya detenido a estudiar ni haya querido perder su tiempo en investigar, comparar y sacar conclusiones serias sobre este rincón oscuro de cine de segunda.

Este primer estudio serio sobre el tema es fruto del trabajo de investigación de Jesús M. Pérez Molina, el mayor experto en el tema, que ha servido para arrojar un poco de luz y desmentir numerosas afirmaciones sobre estas dos casas cinematográficas hongkonesas, lanzadas sin pruebas ni fundamento y que circulan por la red y otros medios. Pero no voy a ser yo quien os desvele los sorprendentes descubrimientos sobre la IFD y la Filmark. Esto se lo dejo a Jesús, por muchos conocido por su seudónimo digital Nico Giraldi, quien ha dejado plasmado su trabajo y esfuerzo en una obra salida de imprenta no hace mucho, su “Golden Ninja Operation: Los secretos de la IFD y la Filmark“, publicada por Applehead Team Creaciones. El libro, consagrado enteramente a estas dos productoras, cuenta con el aporte de la misma gente que trabajó en dichas películas, tanto delante como detrás de las cámaras.

Jesús con Godfrey Ho y Mike Leeder (de dcha. a izq.)

¿Pero quién se esconde detrás de Nico Giraldi? y ¿de dónde le viene esta obsesión por el cine de artes marciales?. Su pasión por este género cinematográfico le arranca de pequeñito, cuando asistía a las proyecciones de los clásicos cines de verano en los que se exhibían películas de kungfú, protagonizadas ya en aquellos tiempos por figuras de la talla de Bruce Lee y Jackie Chan, junto a películas del archiconocido dúo italiano Bud Spencer y Terence Hill, idolatrado por él desde entonces. Eran películas donde se zurraban a muerte, allí se repartían hostias y tortazos a ritmo incesante, se discutía a golpe de sablazos o navajazos, se propinaban palos a diestro y siniestro, no quedaba alma viva y todo por una causa justificada. Para Jesús, sorpresa y acción eran elementos que no podían faltar en estas películas. Como él mismo dice, a él lo que le gustaba eran escenas que lo sorprendieran, que le hicieran saltar de la butaca, no importaba de qué presupuesto fuesen. Y estas emociones extremas se las transmitían las películas de la IFD y la Filmark, que ya por los años ’80 llegaban a nuestros cines o videoclubes en lotes en su versión original asiática, sin parches ni escenas occidentales postizas.

Fue su carácter retraído y soñador lo que determinó en edad temprana esta cinefilia desenfrenada que lo llevaba a ensimismarse y hasta creerse la trama de las películas. Jesús llegaba incluso a soñar y verse dentro del mismísimo guión de la película.

Puede parecer paradójico, pero a Jesús no le gustan las artes marciales. Delante de una exhibición o combate se aburre profundamente, le resulta soporífero. Que se trate de judo, kungfú, kárate, jujitsu o winchún, poco importa. A él las artes marciales no le hacen ni fu ni fa. A él de las artes marciales lo que le gustan son las películas.

Ese contacto con este género de cine, seguido de unos ciclos de cine japonés que echaron allá por el año ‘92-‘93 en La 2 de Televisión Española, acentuaron su interés por el cine asiático. En aquella época en España se estrenaban pocas películas asiáticas, así que para tener acceso a otras películas japonesas no le quedó más remedio que ponerse a estudiar japonés. Por aquel entonces el chino todavía no era materia de estudio en la escuela oficial de idiomas de Sevilla. El japonés empezó a ser más accesible a partir de los ‘90, impulsado por la llegada de los mangas y el cine de animación.

Unos años más tarde, Jesús terminó estos estudios, pero un contratiempo personal lo alejó tanto de la cultura como del cine japonés. Con todo, Jesús no se dejó abatir y, ni corto ni perezoso, y sin hablar todavía una palabra de inglés ni de chino, se fue a Hong Kong cuando la ciudad acababa de volver a manos de China allá por el año ‘98. Jesús quedó fascinado por el ambiente que encontró en Hong Kong. La ciudad se presentaba como un verdadero plateau de cine. Allí donde iba, estaban rodando una película o reconocía localizaciones de rodaje de películas que había visto con anterioridad. Además de base para sus vacaciones, Hong Kong era el lugar ideal para comprar películas y buscar localizaciones de rodaje. Uniendo sus esfuerzos al de un par de amiguetes se dedicó en un principio a la venta de peliculas subtituladas online, una actividad floreciente en aquella época en la que las tiendas online escaseaban y las páginas de descarga gratuita ni siquiera existían. Poco a poco Jesús se ambientó en Hong Kong, conoció a gente que trabajaba en el cine, disfrutaba a tope del lugar.

La idea del libro surge muchos años después, cuando una editorial le ofrece colaborar en un libro dedicado a la Cannon Films, una productora independiente americana, reseñando tres películas. Tras leer sus reseñas cinematográficas y conociendo el blog que Jesús tenía dedicado a las dos productoras hongkonesas, la editorial malagueña Applehead Team Creaciones le propone escribir un libro dedicado a las películas de la IFD y la Filmark. Su libro y el de la Cannon Films formarían parte de una colección denominada “La generación del videoclub”.

La mayor satisfacción que le da este libro a Jesús es que un productor y director de cine inglés que vivía en Hong Kong, Mike Leeder, se interesa por el libro, el mismo que luego escribiría el prólogo de su libro y quiere comprar los derechos para editarlo en inglés, porque el tema tratado es tan específico que hasta ahora no había nada publicado sobre estas dos productoras en todo el mundo. Lo que hay es información falsa, errónea, manipulada, incompleta… Jesús lleva casi veinte años montando el rompecabezas del mundo de estas productoras, ha estado en los lugares de rodaje de las películas, ha hablado y entrevistado a gente que trabajaba en ellas. Años antes, Jesús le había comentado a Mike Leeder su idea de escribir un blog dedicado a las películas de estas productoras incluyendo solo información verificada. Mike Leeder se mostró entusiasmado con la idea y lo animó, además de ofrecerle su ayuda y contactos para la edición del mismo.

Pero Jesús no se limita a escribir, también se atreve con la interpretación. Miembro de un foro internacional de aficionados al spaghetti western, en 2004 acude a una quedada internacional organizada en Almería por un profesor italiano de la Universidad de Múnich. Allí se reúnen japoneses, coreanos, canadienses, alemanes, gente de todos sitios. Para gran sorpresa de todos los participantes, el organizador se presenta en Guadix con una cámara, con la intención de dramatizar escenas conocidas de películas del género. Una caravana de doce coches sigue al profesor por todo el desierto almeriense y ruedan tantas escenas que terminan realizando una película intercalando escenas de la verdadera película con escenas de los aficionados retomando ángulos de cámara, lugares, posiciones. Lo que empezaba en Almería podía terminar casi por Murcia en busca de los lugares de rodaje reales. La experiencia fue tan satisfactoria que repitieron al año siguiente.

Rodando en el desierto almeriense

Además de dedicarse en cuerpo y alma a investigar el cine hongkonés, Jesús ayuda a otros estudiosos y coleccionistas a completar filmografías e información. Uno de los últimos casos ha sido el de Andrew Leavold, un australiano obsesionado con el cine filipino, otro coleccionista medio majareta, que estaba haciendo una enciclopedia del cine filipino. En su blog Andrew pedía la colaboración de los lectores en la búsqueda de títulos de películas filipinas. Y así es como Jesús empieza a mandarle películas a Australia dando inicio a un intercambio de información y cinematografía que duraría hasta nuestros días. Si la investigación de Jesús acaba en un libro, la de Andrew Leavold acaba en un documental dedicado al carismático personaje Weng Weng, un enano filipino que actuaba al estilo James Bond en sus películas, y titulado The Search for Weng Weng. El documental es presentado, entre otros países, en Italia en 2014 durante el Festival de Cine Asiático de Udine, el Far East Film Festival di Udine. Y meses más tarde en España, también gracias a la mediación de Jesús con los organizadores, en las Nits de Cinema Oriental de Vic.

Y llegados a este punto podríamos preguntarnos qué tal han ido las ventas del libro de Nico Giraldi. El proyecto del libro fue iniciado bajo un clima de escepticismo e incredulidad por parte del mismísimo autor. No se sabía si un tema tan específico suscitaría interés entre los lectores y amantes de este género tan bizarro y minoritario. Como era de esperar, el libro de Jesús ha gustado a sus lectores, quienes han quedado deseosos de desentrañar los ultimísimos secretos que quedan por desvelar en la filmografía de la IFD y la Filmark de Hong Kong. El libro fue publicado en abril de 2015 y ya va por su 2ª edición. Como muchos de vosotros, me pregunto: ¿habrá 2ª parte?

Este artículo no pretende ser una reseña del libro “Golden Ninja Operation: Los secretos de la IFD y la Filmark”, sino un pequeño homenaje a un amigo entrañable como lo es Jesús. Para el que le interese, ya hay varias reseñas muy explicativas circulando por la red. Mi mejor augurio va para las ventas del año que acaba de empezar y espero ver pronto a Jesús manos a la obra con otros proyectos dedicados a personajes tan conocidos como, por ejemplo, Bud Spencer, un personaje que marcó profundamente su infancia, al igual que lo hicieron las películas de la IFD y la Filmark.

Y ya sabéis, si tenéis alguna pregunta pendiente o estáis buscando pelis para vuestra colección, ¡preguntadle a nuestro Nico Giraldi!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.