Dentro de nuestros previos del Sitges Film Festival nos gusta acercaros entrevistas que realizamos en pasadas ediciones y que por diferentes motivos se nos quedaron en el tintero. Poder charlar con directores, actores y demás estrellas de mundillo del cine asiático es uno de nuestros principales intereses a la hora de acudir al festival, más que las propias películas, e intentamos aprovechar el momento siempre que podemos.

En esta ocasión tuvimos la suerte de hablar con Dante Lam, que presentaba en el festival su adrenalínica cinta de acción guerrillera en torno al mundo de las drogas Operation Mekong. Ya charlamos con él en el festival italiano de Udine hace unos años, entrevista publicada en el primer volumen del Anuario CineAsia, y de entrada me hizo gracia que tras mirarme de arriba abajo al director le sonara mi cara, es que soy un tipo difícil de olvidar -al menos en mi apartado físico-. Tras estos primeros momentos de recuerdo de aquella entrevista nos sentamos en el set de la carpa del Meliá, el tradicional set de entrevistas del jardín estaba básicamente bajo una de las intensas tormentas que a veces azota Sitges, y nos dispusimos a aprovechar nuestro tiempo con Dante Lam.

Asiateca.- Nuestra primera pregunta nos parece obligada. ¿Como se siente al ser un referente en el cine de acción? En occidente, y sobre todo en Estados unidos, se le conoce como el heredero del John Woo.

Dante Lam.- Nunca me había fijado en ello, no había pensado si era referente o no. Yo me centro en intentar hacer bien mis películas y ya está. Por supuesto me encanta que me comparen con John Woo.

Asiateca.- Operation Mekong está basada en hecho reales acaecidos en 2011. ¿Como llega la historia a sus manos y por qué decide rodarla?

Dante Lam.- En realidad hace 5 años, tras hacer The Viral Factor, estaba ya un poco cansado del cine de acción, quería probar otro tipo de películas y géneros. Pero al surgir esta historia real me atrajo mucho la idea de llevarla a la gran pantalla, porque de esta forma podía concentrarme en el proceso creativo, no tanto en la propia historia. Lo que no sabíamos es que nos costaría tanto preparar todo el rodaje, estuvimos 3 años de preparativos.

Asiateca.- Quizás ese cansancio en torno al cine de acción es lo que le ha llevado a hacer últimamente dos películas de deportes, Unbeatable (2013) y To the Fore (2015).

Dante Lam.- Desde luego. Para mi adentrarme en diferentes géneros es importante, una fuente de inspiración. Abordar diferentes temáticas me obliga a realizar diferentes reflexiones, lo cual es muy importante para mi y mantiene mi entusiasmo por hacer cine. Por otra parte me gusta mucho el deporte, práctico deporte y creo que es una temática con mucha fuerza.

Asiateca.- Volviendo a Operation Mekong. Sabemos que desde hace unos 10 años el consumo de drogas ha crecido mucho en Hong Kong y China, quizás por el aumento de la clase media en el país. Tanto es así que el gobierno chino ha realizado muchas campañas para intentar frenar este consumo. Hemos visto en su película una especie de respuesta a esa realidad.

Dante Lam.- Es cierto que es una respuesta a esta situación social. China ha tenido un crecimiento económico brutal en los últimos años, y a raíz de esto no solo ha aumentado el consumo de drogas, sino que lo ha hecho principalmente entre los adolescente. Más que en la clase media me preocupa en la adolescencia.

Asiateca.- Y no solo eso, además de esta preocupación del consumo entre los adolescentes, en la película muestra también el uso de niños por parte de los propios traficantes y grupos terroristas. Las escenas con niños en Operation Mekong son muy crudas.

Dante Lam.- El uso de niños en este ámbito casi militar en realidad es una situación que ya se da. Mi intención no era tanto criticar el uso de niños en este ambiente, sino representar todo aquello que no vemos detrás del mundo del tráfico de drogas. Podemos ver claramente como la droga puede afectar a la salud, destrozar al vida de una persona que la consuma, pero hay mucho más que eso. Cuando consultamos informes policiales vemos como los traficantes de drogas llegan a zonas de extrema pobreza y son capaces de cambiar la mentalidad de sus habitantes. Estos métodos también destruyen la vida de las personas a pesar de no consumir, pero no los vemos con tanta claridad.

Asiateca.- Tanto en esta como película como en sus anteriores trabajos, las escenas de acción están rodadas de forma magistral. No solo con cámaras observando desde diferentes ángulos sino introduciéndose en las propia escena, como en ese coche que se estrella y esos planos interiores. Cada escena se dota de una especie de tono épico. ¿Es así como entiende la acción en sus películas?

Dante Lam.- Para mi en la acción el ritmo lo es todo. Para hacer este tipo de escenas siempre me he inspirado en las películas clásicas de artes marciales, utilizo el ritmo de estas combinándolo con los efectos especiales, lenguaje cinematográfico y técnicas actuales. El ritmo es lo más importante.

Asiateca.- Realmente nosotros somos bastante aficionados a este tipo de películas, Wuxias de Chang Cheh, King Hu, producciones de la Shaw Brothers…

Dante Lam.- Curiosamente si nos fijamos en ese tipo de películas las escenas de artes marciales parecen un baile, tienen una coreografía muy cerrada.

Asiateca.- Desde luego. Pero además de la acción vemos que le gusta trabajar los personajes. En sus películas no es simplemente acción por acción, sino que los personajes tiene un porqué, una historia detrás.

Dante Lam.- Los personajes son muy importantes para mi, pero sobre todo lo es la conexión entre la historia, la temática y los propios personajes. Cada personaje es como una extensión de la historia que ha de tener una fuerte conexión con ella.

Asiateca.- Desde hace unos años a los amantes del cine de Hong Kong nos preocupaba, quizás ya algo menos, la llegada de China al ámbito de la producción cinematográfica local. Ha trabajado en China, en Hong Kong y más recientemente lo vemos en co-producciones. Nos preocupaba que China, con sus grandes presupuestos, condicionara el cine de que hacia en Hong Kong. ¿Ve esta percepción acertada? ¿Cree que existe, o podría existir, este condicionamiento?

Dante Lam.- Antes las películas de Hong Kong también se consumían en otros lugares, sobre todo del sudeste asiático, y estos países tenían sus normativas que también condicionaban el cine local. De hecho muchas veces se rodaba más de lo que luego se iba a proyectar para poder montar después. La situación actual no es tan extraña para la industria del cine de Hong Kong. Aquí se hace un cine muy comercial, con mucha experiencia acumulada, y están suficientemente preparados para enfrentarse a esta situación y poder equilibrarla. En China se ha dado un crecimiento muy rápido del cine y no se ha tenido tiempo de reaccionar y modificar las normativas existentes, pero en los últimos años esto está cambiando rápidamente y se esta abriendo bastante.

Sin tiempo para más, ya que había compañeros de prensa esperando para entrevistar con el director, nos despedimos de Dante Lam. siempre es un placer poder conversar con él tanto de sus películas como de su visión de la industria local. Siempre se nos queda corto el tiempo.

Por Gloria Fernández (CineAsia) y Jorge Endrino (Asiateca).

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.