Seguimos con nuestro reapso a la programación asiática del Festival Internacional de Cinema Fantastic de Catalunya, Cinema Sitges 2012, que es mucho y bueno. Seguimos con sección oficial, las galas y el Seven Chances. Junto con anteriores avances ya hemos concluido todas estas secciones, así que nos queda el Casa Asia (que es lo gordo), los Midnight Xtreme, maratones… muchas cosas aún. Estad atentos a vuestras pantallas para próximas entregas.

Sección Oficial a Competición

Motorway
Soi Cheang, Hong Kong, 89 minutos.

Tres años ya han pasado desde la producción de “The Accident”, que pudimos ver en Sitges, el anterior trabajo de Soi Cheang. Los que seguís el blog sabéis bien que esta película no me gustó nada, aunque no por ella misma sino por ciertas circunstancias que me llevaron a creer que iba a ver una cosa totalmente diferente. No hay duda que Soi es un especialista en los productos de acción, pero a la vez siempre tengo la sensación de que sus películas no terminan de llenarme totalmente, siempre hay algo que no me convence (Al menos eso me pasó con “Shamo” y “Dog Bite Dog”). Veremos a ver si esta “Motorway” sigue esa linea o no, aunque está detrás de ella Jonnie To y su productora Milkway y eso es siempre una garantía. Además contaremos con la presencia del director y del actor principal, Shawn Yue, en Sitges, así que podremos charlar con ambos (eso espero).

Sean es un policía novato, ansioso por demostrar su destreza al volante. La oportunidad le llega al perseguir a Jensen, un “chofer de criminales” (sí, el mismo oficio que tenía el protagonista de Drive) que nunca ha sido atrapado. Tras una frenética carrera, Sean logra detenerlo; pero su alegría durará poco: todo formaba parte de un plan de Jensen para entrar en la cárcel y luego fugarse junto a otro recluso. Con el orgullo herido, Sean se dirige al veterano Lo, que durante años fue detrás de Jensen, para trazar un plan que haga caer al fittipaldi. (Cinema Sitges)

No One Lives
Ryuhei Kitamura, EEUU, 87 minutos.

Hace ya algunos años que este director nipón decidió dar el salto a los USA para continuar su carrera cinematográfica. Bien conocido por los aficionados por esa increíble obra de acción y sangre que es “Versus”, y por otras posteriores que seguían una línea similar o sus incursiones en el mundo del Kaiju Eiga, ahora nos ofrecerá un thriller de acción en el que solo el nombre parece ya una declaración de intenciones “Ni uno vivo”.

Catorce estudiantes aparecen brutalmente asesinados, y la escena del crimen no ofrece ninguna pista del paradero de la que podría ser la única superviviente, una joven llamada Emma. Meses después, unos bandidos  asaltan el coche de una joven pareja, y en él descubren a la asustada Emma. Frotándose las manos ante la perspectiva de la cuantiosa recompensa por el “rescate”, no tendrán en cuenta que aquellos que parecían su presa son, en realidad, mucho menos indefensos de lo que parecen. (Cinema Sitges)

Robo-G
Shinobu Yaguchi, Japón, 111 minutos.

Robo-G se supone una comedia delirante y algo psicotrónica que viene avalada por un gran éxito en la taquilla en su Japón natal. Su director, Shinobu Yaguchi, es bien conocido en estas lindes con producciones anteriores como “Waterboys” o Swim Girls”.

Ota, Kobayashi y Nagai han construido un androide que deben presentar en una feria robótica. Pocos días antes de la exhibición, su creación se cae fatalmente por la ventana. Sin tiempo para construir un nuevo robot, solo se les ocurre una solución para no quedar como unos perdedores: contratar a alguien que pueda introducirse en la carcasa del robot. Su “mejor” candidato es Suzuki, un anciano entusiasmado ante la posibilidad de tener una actividad con la que matar el tiempo. (Cinema Sitges)

Rurouni Kenshin
Keishi Otomo, Japón, 134 minutos.

¿Que decir de Rurouni Kenshin? Conocidisima saga de animación japonesa, basada en el aún más conocido manga de Nobuhiro Watsuki, que ha marcado el gusto por esa mezcla de espadas y comedia de toda una generación de espectadores aficionados a estas lindes. En esta ocasión podremos ver al mítico samurái en carne y hueso, encarnado por el actor Takeru Sato. Adaptar algo tan conocido y famoso como Rurouni Kenshin puede ser complicado, y estoy deseando ver el resultado final.Sitges Galas

The ABCs of Death
Varios, 129 minutos.

26 letras. 26 directores. 26 maneras de morir. La idea no puede ser más simple: a cada cineasta se la adjudica una letra, y se le da total libertad para crear un cortometraje en el que la muerte juegue un papel destacado. De esta manera, se construye una antología de cadáveres exquisitos que supone, sin ninguna duda, uno de los proyectos más ambiciosos que el género ha conocido en toda su historia cinematográfica (no en vano, la producción ha atravesado quince países diferentes). El objetivo: ofrecer una panorámica ora divertida, ora siniestra, que sirva para definir todo aquello que le ha ocurrido al terror en los últimos diez años. (Cinema Sitges)

Dentro de este abecedario de la muerte se incluyen algunos nombres de la última hornada de splatter nipón más extremos como Noburo Iguchi y Yoshihiro Nishimura.

Outrage Beyond
Takeshi Kitano, Japón, 112 minutos.

Outrage es una película que fue criticada por un amplio sector de lso aficionados porque Kitano cambiaba mucho de registro en ella, ofreciendo lo que hasta ahora pocas veces había ofrecido el mismo. Hablamos largamente de ello en nuestra crónica cuando la vi en Sitges, y me gusta compararlo con el cine de Yakuzas de los 70 (salvando evidentemente las distancias). En aquel se nos solía mostrar un Yakuza que por avatares del destino se abocaba a una explosión violenta al final de la película. Kitano rodaba sus películas como si de esa explosión final se tratara durante todo el metraje, con lo cual, en comparativa, parecía que le faltaba toda la parte inicial de aquellas. En Outrage nos dio eso, esas intrigas entre clanes y traiciones, eso que desbocaba la violencia, eso que no había sido realmente su estilo durante su carrera. Ahora pues no se que nos deparará, pero yo tengo muchísimas ganas de verla.

Otomo sale de la cárcel dispuesto a derrocar al clan Sanno, que lo dio por muerto años atrás. A esta venganza personal se suma una guerra entre familias rivales y, también, la ofensiva de las fuerzas de la ley contra el crimen organizado

Seven Chances

Poongsan
Juhn Jai-hong, Corea del Sur, 121 minutos.

Juhn es uno de esos jóvenes talentos que se curtió a las ordenes de un personaje peculiar y bien conocido del cine coreano, Kim Ki-duk. Pero que al contrario que otros parece que no ha habido choques entre ellos. No obstante su primera película, “Beautiful”, estaba guionozada por mi y él mismo, al igual que esta nueva producción, “Poongsan”, una especie de combinación entre thriller de espías y drama personal.

Todo comienza como si se tratara de un relato de espías. Un hombre se dedica a cruzar la frontera entre las dos Coreas, llevando consigo cualquier cosa que le pidan transportar. Todo comienza a oler a melodrama cuando uno de los encargos es que lleve a una mujer, la novia de un alto cargo norcoreano. (Cinema Sitges)

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.