Park Nam-ok
La primera directora de cine de Corea del Sur

La considerada primera directora de cine de Corea del Sur fue Park Nam-ok. “The Widow” (Mimangin, 1955), su único trabajo cinematográfico, atrajo la atención de público e industria cuando se proyecto en 1997 en la primera edición del Seoul International Women’s Film Festival, siendo su film inaugural.

Park Nam-ok nació el 24 de febrero de 1923 en Hayang, provincia de Gyeongsang del Norte, como la tercera de diez hermanos y siendo siempre una mujer fuerte y decidida, también era una gran aficionada al cine y fanática del actor Kim Shin-jae, de quien coleccionaba recortes y fotografías. Como estudiante fue una competente lanzadora de peso y miembro del equipo de atletismo -donde destacaría en diversas competiciones de índole nacional-, el deporte podría haber sido perfectamente su futuro profesional pero poco se podía hacer ante la negativa de su familia. A partir de 1943, ingresó en la Ewha Women’s University, como se esperaba de una mujer, y se especializó en economía doméstica, pero solía estar absorta en la literatura, arte y cine en lugar de en sus propios estudios. Park Nam-ok deseaba convertirse en un creadora artística en lugar de una mera consumidora.

No llegó a terminar sus estudios para trabajar como reportera en Daegu tras la liberación del país de la ocupación japonesa en 1945, escribiendo una columna sobre cine. Poco después encuentra trabajo como editora y guionista en la Joseon Film Company a través del director Yun Yong-gyu, esposo de una amiga, colaborando en 1947 en la película “A New Oath” (Saeloun maengseo), dirigida por Shin Kyeong-gyun. En los estudios cumple uno de sus sueños al conocer a Kim Shin-jae, el mejor actor de su época, y al director Choi In-gyu. Cuando estalló la Guerra de Corea sería la encargada de la toma de imágenes para los comunicados de prensa del Ministerio de Defensa Nacional, siendo en esos convulsos años cuando conoce al guionista Lee Bo-ra, con quien terminaría casándose al finalizar el conflicto.

En 1954 dio a luz a una hija y decidió entonces hacer su propia película. Su esposo, Lee Bo-ra, escribió el guión, Lee Min-ja interpretó a la heroína y Lee Taek-gyun fue la contraparte masculina. Park Nam-ok comenzó a rodar con una cámara de 16 mm y con la ayuda de su hermana mayor creó Sister Productions. No podía permitirse el lujo de contratar a una niñera y tuvo que cuidar a su hija mientras trabajaba, llegando a cocinar para su equipo cuando sus fondos llegaron a ser mínimos. A pesar de las malas condiciones, su firme determinación de superar las restricciones sociales y el sexismo de la posguerra la harían llegar a buen puerto y finalizar su proyecto.

Aunque la última escena está perdida, “The Widow” (Mimangin) es una representación realista y aguda de los deseos de las mujeres antes y después de la guerra, lo cual la distingue del trabajo de otros directores masculinos. Contada desde la perspectiva de las mujeres de la década de 1950, presenta las dificultades de las viudas de guerra y las complicadas decisiones que se vieron obligadas a tomar en la Corea de la posguerra.

La viuda Min-ja es una de los miles de viudas de Corea. Es una mujer libre y se niega a seguir los códigos confucianos y permanecer siempre fiel a la memoria de su esposo; conoce a un joven y lo quiere, lo ama. Tampoco inmola sus deseos por su papel de madre soltera, está dividida entre el amor y los instintos maternos sufriendo un fuerte conflicto interno, pero elige su propio amor. Aunque siguiendo los cánones del melodrama romántico, la heroína es sorprendentemente honesta acerca de sus deseos para los estándares de su tiempo.

Se dice que a la directora no se le permitió lanzar la película en la temporada de Año Nuevo ya que se creía que daría mala suerte si el Año Nuevo se abría con una película dirigida por una mujer. Desafortunadamente, esta producción no atrajo ni a crítica ni a público y Park Nam-ok tuvo que renunciar a su carrera como directora con “The Widow” (Mimangin) como su primer y último trabajo cinematográfico. Después de esto escribiría para la revista Cinema Fan y trabajó para Dong-a Films. En 1992, ella y su esposo se mudaron a Los Ángeles, donde fallecería a los 94 años de edad en abril de 2017.

Incluso después de pasados los años, no muchas mujeres pudieron adentrarse a la industria cinematográfica coreana, que permaneció dominada por los hombres durante décadas. A pesar de las dificultades, Choi Eun-hee, la mejor actriz de la década de 1960, dirigió dos películas, “The Girl Raised as a Future Daughter-in-law-Law” (Minmyeoneuri, 1965) y “One-sided Love of Princess” (Gongjunimui Jjaksarang, 1967) bajo el firme apoyo de Shin Films, la productora de su marido el director Shin Sang-ok. Hong Eun-won, guionista desde finales de la década de 1940, dirigió su película debut “A Female Judge” (Yeopansa, 1962) y además produjo “The Single Mom” (Hol-eomeoni, 1964) y “What Misunderstanding Left Behind” (Ohaega namgin geot, 1965), pero incluso ella, veterana que conocía perfectamente la industria cinematográfica de su país, tuvo que volver a ser guionista ante las dificultades para continuar dirigiendo.

En la década de 1970 la directora Hwang Hye-mi apareció repentinamente en la escena cinematográfica como una estrella en alza y dirigió “The First Experience” (Cheotgyeongheom, 1970), recibiendo elogios de crítica y público -e incluso premios como directora revelación-, pero también desapareció después de hacer dos películas más: “When Flowers Sadly Fade Away” (슬픈 꽃잎이 질 때, 1971) y “Relationships” (관계, 1972). Es una lástima que ninguna de las obras de Hong Eun-won o Hwang Hye-mi se hayan conservado y no tengamos forma de ver sus películas. Hacia mediados de la década de 1970, estudiantes de la Ewha Women’s University, entre las que se incluían Han Ok-hee y Kim Jeom-seon, formaron el grupo femenino de cine experimental “Kaidu Club”, que se mantendría activo algunos años hasta finales de la década y se convertiría en una clara influencia para las mujeres cineastas que vendrían después.

Los movimientos feministas dentro del mundo del cine de la Corea de la década de 1990, expresados en gran medida en los ámbitos del cine documental, la inclusión de la mujer en diversas facetas de la producción y la crítica cinematográfica, y la creación de iniciativas culturales como el Seoul International Women’s Film Festival, dieron visibilidad y voz a todas estas figuras, y a muchas otras. De hecho, desde 2008 existe un premio especial con el nombre de Park Nam-ok dentro del palmarés del Seoul International Women’s Film Festival.

En 2001, la Women In Film Association of Korea produjo el documental “Keeping the Vision Alive – Women in Korean Filmmaking” (아름다운 생존 – 여성 영화인이 말하는 영화), dirigido por la conocida autora de la nueva ola coreana Yim Soon-rye, que cuenta la historia de Park Nam-ok. Durante una entrevista en el documental se la puede escuchar diciendo:

“Sufrí enormemente cuando estaba filmando ‘The Widow’, pero mirando hacia atrás, daría cualquier cosa por revivir esos días”.

Referencias:

“Fun Facts About Korean Cinema, Who is the first female director of Korea and what movie did she make?.” En Korean Film Archive. Web. [consultada el 16 de marzo de 2020]. Información extraída de: Joo, Jin-suk. “Encyclopedia of Women in Film”, Sodo, 2001.
<https://eng.koreafilm.or.kr/kmdb/trivia/funfacts/BC_0000005065>

Giammarco, Tom. “Director Park Nam-Ok.” En See in Jeonju. Web. November 14th, 2009.
<http://www.koreanfilm.org/tom/?p=247>

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.