Cuarta entrega de nuestro repaso por el cine asiático visto en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña, SITGES 2010. Hoy vamos a tocar una de las películas más esperadas del festival y de las que estoy más en desacuerdo con el resto del universo, se trata de Thirteen Assassins de Takashi Miike, también tocaremos otra clave, lo nuevo de Takeshi Kitano. Para completar Higanjima, 14 Blades y Gallants. Se nos acumula el trabajo.

Thirteen Assassins
Japón. 2010
Director: Takashi Miike
Interpretes: Koji Yakusho, Takayuki Yamada, Yusuke Iseya, Goro Inagaki, Masachika Ichimura
Duración: 126 min

Hablando de esta película me siento un poco “yo contra el mundo”, y es que gusto muchísimo en el festival, no obstante ha ganado el premio del publico y eso se hace por votación popular, además una simple búsqueda en internet nos descubrirá las buenas críticas que ha recibido. Pero he de decir que a mi no me gusto, la película se me “atravesó” y cuando eso ocurre es difícil volver atrás para solucionarlo. Supongo que fueron mis circunstancias, haber visto y disfrutado enormemente la película homónima de 1963 en la que se basa, ser un gran enamorado del Chanbara clásico… quizás en esta ocasión los momentos Miike me destrozaron más que ayudarme a disfrutar la película. La cosa es que no me gusto, y voy a intentar haceros ver el porque, aunque no lo compartáis conmigo.

La película cuenta como un detective del gobierno recibe el encargo secreto de asesinar al sádico y malvado lord de la familia Akashi para que no llegue a ocupar un puesto de importancia en el gobierno, cosa que provocaría sin duda problemas en el país. Para ello este oficial reclutara a un grupo que terminará siendo formado por 13 Samurais, planeando una emboscada durante el viaje del susodicho de Edo a sus dominios.

Estructuralmente la cinta tiene 2 partes, un inicio, casi la mitad de la misma, de corte muy clásico, donde Miike rueda un chanbara con el ritmo y la sobriedad que debe tener, permitiéndose eso si alguna licencia pero que no desentona. Esta parte es correcta y metódica, pero similar, muy similar, a la original, tan similar que muchas escenas e incluso diálogos son los mimos. Esto no tendría que ser necesariamente malo si Miike no recortara toda esta introducción y nos dejara con un grupo de personajes sin explicar, sin trasfondo ni gancho, salvo en un par de casos. ¿Tiene mérito decir que Miike ha sabido encontrar la forma de rodar un chanbara clásico si esta copiado (y encima con carencias) del original? Yo diría que no.

La segunda parte es la propia acción, la consecución de la emboscada que se alarga casi una hora, como ya hiciera conceptualmente en su Crows Zero 2, dejando la acción en un primerísimo lugar. Aquí es donde la cosa ya se desmadra, acción, luchas y momentos “Made in Miike”, pero en esta ocasión esos momentos de locura propia del director desentonan más que ayudan, pongamos el ejemplo de los toros en llamas, con unos CGI dignos del cutre final de Higanjima, o esa explosión con lluvia de sangre incluida, solo destinada al aplauso fácil me parece a mi. Miike nos ha demostrado que puede añadir su toque en películas complicadas, sino mirad God’s Puzzle, una cinta que gira en torno a conceptos existencialistas, física cuántica y creación de universos, y que sin embargo se hace entretenida y en la cual las gamberradas Miike se acoplan y se disfrutan (aunque igual soy al único que le gusta, espero que no jajaja). En esta película no, lo siento pero no.

Además si nos fijamos en la acción final, trepidante si, pero falta de gancho. Mas de la mitad de esta acción es personajes que van muriendo de manera más o menos heroica mientras sus compañeros gritan sus nombres con desesperación. Esto tendría gancho si supiéramos quienes son, pero como ya he dicho antes Miike no nos los presente como es debido y al final no nos importa si estos viven o mueren, salvo por las circunstancias de la propia muerte. Aquí solo hay acción y combates, nada de trasfondo, lo cual no esta mal para la mayoría de los espectadores supongo. Y luego conforme se acerca el final… a mi me vino a la mente Azumi, por el poblado, por la acción, por ese malo casi de comic, llevado al limite. No me atrajo, ni eso ni los discursitos finales dignos de pandilleros yakuza, faltos de la fuerza y el honor del chanbara. Pero vamos es de esperar, el nuevo siglo y las nuevas audiencias así lo requerían. Se le pueden sacar interpretaciones a ese final alargado que nos ofrece Miike, eso ya cada cual puede interpretarlo a su manera.

En fin, que no voy a decir que esta sea un a mala película, su primera parte es correcta y sobria, su segunda parte trepidante y llena de acción. Ya os he expuesto los problemas que creo que tiene, y veréis como la mayoría son circunstanciales a mi propio gusto o como me pilló la película en el momento en que la vi. Vosotros vedla y si podéis disfrutadla, eso si no recomiendo ver la original antes, menos si os gusta el chanbara clásico.

Outrage
Japón. 2010
Director: Takeshi Kitano
Interpretes: Beat Takeshi, Kippei Shiina, Ryo Kase, Tomokazu Miura, Jun Kunimura
Duración: 110 min

Kitano vuelve al cine de Yakuzas, ese es el titular de presentación de Outrage, el nuevo trabajo del controvertido realizador nipón. Esta vuelta a las temáticas que lo han encumbrado como director era más que esperado por los aficionados y la crítica, gran parte de los cuales no han visto con muy buenos ojos su periplo por las comedias y películas narrativas de los últimos tiempos. Pero como no podía ser menos en Kitano esta tampoco esta exenta de voces críticas.

En esta ocasión Kitano interpreta a Otomo, un yakuza de una familia inferior que deberá sacar las castañas del fuego a su jefe, el cual esta inmerso en una lucha de poder con otro clan y con el propio líder de la Yakuza. ¿Os suena de algo? Un argumento tan utilizado por clásicos como Kinji Fukasaku que ahora cae en manos de Kitano, pero Kitano no es Fukasaku y 2010 no es la década de los 60, con lo cual nos encontramos ante 2 horas de disputas entre clanes, narradas de una manera muy clásica y otrodoxa, pero quizás sin la fuerza o ese punto novedoso que se estilaba antaño. Kitano queda en un segundo plano, dejándonos si algunos grandes momentos de violencia descarnada, pero lejos, muy lejos de sus papeles autodestructivos anteriores.

Decía Silien, compañero de Allzine y de este vuestro blog, que parece que Kitano ha rodado lo que no había rodado antes, el principio de sus películas. En el cine de Yakuzas clásico se mezclaba la lucha de clanes por el poder con unos finales explosivos, muchas veces destructivos y violentos. Kitano había estado haciendo películas de este estilo violento como si fueran el final de aquellas, dándonos ese yakuza durante todo su metraje, ahora parece como si le hubiera dado por rodar ese principio que nunca rodó. Me parece una interesante reflexión.

Hablando también con Domingo Lopez de Made in China (podéis leer su crítica en su blog) me comentaba que esta película le parecía una broma de mal gusto de Kitano. ¿Queréis cine de yakuzas? Pues aquí tenéis una película alejada de lo que la había echo antes, clásica, falta de fuerza, de interés, de gancho, de Kitano.

Como veis interpretaciones hay muchas y todas lógicas bajo su punto de vista. A mi me pareció floja, me gusta mucho el cine clásico de Yakuzas y por eso le saque algunos puntos, eso unido a las contadas escenas de violencia hizo que no me aburriera, pero lo dicho, es floja, predecible, falta de la fuerza que por ejemplo Fukasaku le imprimía a sus films, falta del estilo que encumbró a Kitano.

14 Blades
Hong Kong/China/Singapur. 2010
Director: Daniel Lee
Interpretes: Donnie Yen, Vicky Zhao, Kate Tsui, Wu Chun, Sammo Hung
Duración: 113 min

Otra nueva película de Donnie Yen en este festival de Sitges, este hombre estaba en casi todo lo Hongkonés de artes marciales este año, esta vez junto a Vicky Zhao, Wu Chuny Qi Yuwu, con pequeñisimo cameo de Sammo Hung. En la dirección, guión y dirección artística tenemos a Daniel Lee, que le ha pillado el gustillo al cine épico tras la Three Kingdoms. Las coreografías corren a cargo de Guk Hin-Chiu.

En esta ocasión la historia se sitúa en la dinastía Ming, donde el emperador cuenta con un cuerpo de asesinos secreto llamados 14 Espadas, ya que portan este número de armas destinadas a las tareas de la muerte. Unos de estos asesinos, Qinglong, terminara acusado de traición y deberá huir y limpiar su nombre.

Un guión simple, basado libremente en la película de la Shaw Brothers de 1984 “Secret Service of the Imperial Court”, que no tiene mucho más que lo que veis, a partir de aquí una serie de situaciones manidas y poco originales, que en la mayoría de las ocasiones es simplemente una escusa para luchar y adentrarse en las escenas de acción, que desde luego si que tiene, abundantes y bastante bien coreografiadas. Esto unido a la buena dirección artística y el carisma y buen hacer de Yen la convierten en un producto bien entretenido para los que buscan simplemente una cinta marcial con luchas y cableados. Si buscáis otra cosa poco más encontrareis, guión nulo, una Vicky Zhao que solo aporta su presencia y una parte media donde se intenta meter el romance y un toque de drama que finalmente no aporta nada a la historia y afecta al ritmo, que se ralentiza y hace que el conjunto decaiga un poco.

Higanjima
Japón/Corea del Sur. 2010
Director: Kim Tae-gyun
Interpretes: Hideo Ishiguro, Dai Watanabe, Miori Takimoto, Asami Mizukawa, Koji Yamamoto
Duración: 122 min

Coproducción entre Japón y Corea esta película nos propone un viaje a una isla llena de vampiros, ¿sugerente no?, pues esto es lo que deberán hacer un grupo de jóvenes para encontrar al desaparecido hermano de uno de ellos. Kim Tae-Gyun, a quien muchos recordaréis por su Volcano High School, dirige esta adaptación del manga homónimo de Koji Matsumoto, una película de acción adolescente llena de monstruos, sangre y los consabidos toques de terror, pero que por desgracia se queda a medias.

Lo primero a tener en cuenta en esta película es que se trata de acción adolescente, con todo lo que eso conlleva a la hora de afrontar el desarrollo de la misma. La sangre y el terror que pudiera encontrarse en ella no debe alejarnos de esta premisa. El problema viene en que nos encontramos ante una película de más de 2 horas, en la que ni la exigua historia, ni el desarrollo de la misma se sostienen por si mismos. Además los personajes quedan bastante desaprovechados, el protagonista tiene una insidiosa tendencia a correr y llorar y sus compañeros directamente no hacen anda, ya que el guión no los tiene en cuenta.

Por el contrario la presencia de sangre y unos efectos especiales aceptables durante los primeros tres cuartos de la película, unido a unas buenas dosis de acción, le dan ese punto para que los aficionados la disfruten, y mantiene un equilibrio que la hacen divertida en muchos momentos. El problema es el final, pobre y protagonizado por unos efectos especiales ridículamente malos, cosa inexplicable dado el buen nivel anterior, y que parece como si los productores se hubieran quedado sin presupuesto y hubieran decidido cortar por lo sano.

A pesar de los fallos achacables a la misma, Higanjima es una película con la que se puede pasar un rato entretenido.

Gallants
Hong Kong. 2010
Directores: Derek Kwok, Clement Cheng
Interpretes: Leung Siu-lung, Chan Koon-tai, Teddy Robin, Wong You-nam, Jia Xiao-chen
Duración: 97 min

Nos encontramos ante una de las películas que más disfrute durante el festival, y es que este intento de volver al estilo del Kung Fu comedia de los años 70 y 80 era toda una sugerente y arriesgada apuesta que Derek Kwok y Clement Cheng sabes trasladar a la pantalla de manera muy acertada.

Esta película nos cuenta la historia de un corredor de seguros débil e inseguro, valga la redundancia, que termina en una pueblo remoto donde deberá arreglar una serie de contratos para que las obras de ampliativo de la zona comiencen. Una allí se encontrara con un grupo de camorristas y será salvado por Tigre, discípulo del otrora gran maestro Law que ahora yace en cama desde hace años. pronto descubrirá que en este pequeño pueblo todo el mundo parece estar al tanto de las artes marciales.

La película reúne a un gran número de rostros conocidos del cine marcial clásico hongkonés, destacando sin duda a Leung Siu Lung, bien conocido en los círculos de la Bruceploitation como Bruce Leung y un artista marcial que aún puede dar un repasito a más de uno. Junto a él está Chen Kuan Tai y Teddy Robin, en la otra parte Chan Wan Mai. Los títulos de crédito son toda una declaración de intenciones, confeccionados con un regusto añejo que los hacen memorables. Si ya desde el comienzo Leung nos ofrece destellos de artes marciales y la voz en off que nos va introduciendo en la historia nos hará desternillar de la risa en algunos momentos, cuando aparezca de nuevo el maestro Law la película se desatará definitivamente, entre el desconcierto del personaje y la gran aportación de Teddy Robin nos ofrecerá momentos tremendos.

Acción, artes marciales, mucha comedia, toda una genial combinación que divierte y nos hace rememorar tantisimos buenos ratos que hemos pasado ante una pantalla viendo Kung Fu clásico.

7 Respuestas

  1. John

    Yo al final Thirteen Assassins no la pude ver, así que tendré que esperar.

    Pero a contracorriente también estoy, en mi caso yo creo que al único que le ha gustado Outrage ha sido a mi. No sé, quizás es que tampoco he sido el mayor fan de Kitano y me esperaba otra cosa, pero incluso me ha parecido lo mejor del Festival.

    En fin, para gustos, ya se sabe.

    Un saludo.

    Responder
  2. Jorge Endrino
    Jorge Endrino (Alikuekano)

    Outrage le ha gustado a más gente, al menos entre mis conocidos, así que no te sientas solo en esa reivindicación jejeje. Es más a mi no me parece una mala película, no me aburrí viéndola vamos y me parece más que correcta, pero quizás de Kitano se esperaba más u otra cosa.

    En el fondo en la diversidad está el gusto, yo aún no me explico como se me pudo atravesar tanto Thirteen Assassins cuando gusto mucho a critica y público, en fin…

    Un saludo 🙂

    Responder
  3. garitero

    Sobre Outrage, me hace gracia la gente que se queja de que es muy violenta, es como quejarse de que en una peli porno sale mucha gente en pelotas. No es una gran película pero a mí me gusto mucho ya que no se anda por las ramas, va al grano, yakuzas a tutiplén en pie de guerra con todo lo que conlleva, y al que le resulte violenta que vea Sonrisa y lágrimas.

    Responder
  4. garitero

    En cuanto a Thirteen Assassins, pues estoy contigo. Tal vez fue un error ver poco antes la de 1.963 y no hice más que buscarle comparaciones. La 1ª parte sorprende, “Coño, Miike haciendo chanbara con seriedad”, pero después se desinfla, pero ojo, a la hora de hacer ese chanbara a la vieja usanza,y la gente se divirtió y parece que salió satisfecha, yo no tanto, lo de los torss me dejó patidifuso y muchas cosas más. Eso sí, una gozada volver a ver Hiroki Matsukata.

    Responder
  5. JessicaJones

    Supongo que ir con los deberes hechos y haber visto la clasica os pasado factura xD, o simplemente hay veces que una peli no te entra por los buenos ojos, y a la proxima si.

    Con Thirteen Assassins disfrute muchisimo, me parece un perfecta union entre el cine comercial y mas de autor, no sabria que decir si hubiera sido el caso de haber visto primero la antigua, aunq seguro que la hubiera visto con otros ojos (mejores o peores).

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.