DETRÁS DE LAS CÁMARAS
(Explorando las claves de la obra de Hideaki Anno)

El salto de Anno de la animación al cine (Live Action) la realizó sin duda alguna a la par que terminaba el desenlace de Evangelion en formato de película para cine (The End of Evangelion, 1997). En la propia película encontramos una pequeña secuencia de vídeo o mejor dicho, videoarte, que se alterna con la propia animación, mostrándonos magistralmente en apenas 3 minutos todo su universo fílmico que después explotaría buscando nuevos limites en la narración cinematográfica. Fugazmente nos muestra sus constantes visuales que después analizaremos (temática ferroviaria, postes eléctricos, columpios…), todas ellas con cierto simbolismo.

1.jpg 2.jpg

La incursión de Anno en el cine no debe por tanto pasar desapercibida. Sin ir más lejos la película Love & Pop ha sido la inspiración directa para el cineasta Shunji Iwai, que le llevaría a realizar su obra maestra All About Lily Chou-Chou (2001). La estrecha amistad que mantienen ambos directores se ve reflejada en la temática de sus películas de similares características, mostrando el panorama de la actual juventud nipona de manera muy critica y directa sin casi ningún halito de esperanza. Pero al contrario que el cine de Iwai, Anno refleja su vida a través de los protagonistas de sus historias, introduciendo todas sus vivencias, inquietudes y reflexiones. Así pues, el protagonista de Evangelion Shinji Ikari, el propio Iwai como actor en Ritual o la colegiala protagonista de Love & Pop, Hiromi, representan claramente el alter ego del propio director.

Técnicamente, su cine deriva directamente del videoarte y el cine experimental, con grandes dosis de surrealismo visual. Encontramos la cámara en mano, inquieta, situada en los lugares menos creíbles, simulando la propia mirada de los personajes y sus movimientos, planos y travellings imposibles, ojos de pez, superposiciones de imagen, simetría en el plano, ritmo frenético, secuencias de animación y todo lo que podamos imaginar. Todo lo anterior entra en contraste con los planos fijos y ritmo pausado que conforman la parte bella y poética de su cine (más cercano al de Iwai) desembocando así en sus reflexiones a través de la voz en off de los protagonistas de sus historias. El color también juega un papel importante, predominando el rojo y el azul, sobretodo en momentos intimistas y surrealistas.

SU LADO EXPERIMENTAL Y SURREAL

3.jpg 4.jpg

5.jpg

6.jpg

SU LADO REFLEXIVO

7.jpg

8.jpg

Por lo tanto estamos ante un autor inquieto, que si bien con Evangelion llevó el anime al limite de sus posibilidades, ha encontrado en el cine un nuevo medio en el cual sacar a la luz sus demonios internos. Su cine también pese a intuirse una meticulosa elección de los planos deriva en una fotografía cercana al documental, optando por el rodaje en vídeo digital a través de cámaras en miniatura (Love & Pop) y cine mezclado con vídeo digital (Ritual). Además su experimentación le llevan a mezclar formatos de pantalla en una misma película, sin importarle la aparición de bordes negros a los lados o que la escena aparezca empequeñecida o achatada. Los íntertítulos que también utiliza con diálogos en off, referencias a horas o fechas, cuentas atrás o reflexiones son igualmente de gran importancia, cuyo potencial narrativo en Evangelion quedo más que patente en los 2 últimos capítulos de la serie, que si bien su utilización derivara de una falta de presupuesto, hacen de esos capítulos un denso resumen filosófico y visual de su cine.

LA MEZCLA DE FORMATOS

9.jpg 10.jpg

11.jpg

EL USO DE INTERTÍTULOS

12.jpg

Pero sin ninguna duda el elemento más recurrente tanto en la animación como en su cine es todo lo relacionado con el mundo ferroviario, que al igual que sucede con el cine de Ozu toma un significado alienante y desesperanzador pese a su función inicial de unir ciudades y sobretodo los encuentros entre las personas. Así, las propias vías del tren sirven de vía de escape de los personajes para reflexionar, encontrarse y charlar, convirtiéndose ese ambiente ferroviario en un lugar seguro para la evasión individual eludiendo la atormentada realidad de los protagonistas. Y es que Anno ha sabido captar con precisión la contradicción visual de los pasajeros apretujados en el tren, visualmente unidos pero interiormente distantes e incomunicados. Lo mismo logra a través del recurso de mostrar los postes de la electricidad, de los que somos conscientes que transportan energía para comunicarnos, pero se muestran solitarios en las calles o afueras de la ciudad. Tambien recurre a mostrar un mundo industrializado y dependiente de la tecnología, a través de la aparición de fábricas, sus chimeneas o complejos industriales en los que sus personajes pasean sin rumbo fijo nostálgicos ante la incomunicación social que provoca el cada vez más acelerado avance tecnológico. Por último en este apartado, hay que destacar la recurrente introducción de parques y columpios también solitarios en el que sus protagonistas pasan el tiempo con mirada nostálgica y de alguna manera evocan esa inocencia pérdida y los recuerdos de la infancia.

EL MUNDO FERROVIARIO

13.jpg 14.jpg

15.jpg

16.jpg

EL MUNDO INDUSTRIAL

17.jpg

Y siguiendo la estela de la tecnología no podemos olvidar que Anno, reafirma su amor y única via de escape para sentirse feliz en el cine (como ya hiciera en la secuencia de video de The End of Evangelion), a través de tratar dentro de la propia historia (en este caso en Ritual) el reflejo de la búsqueda de ideas para llevar a cabo una nueva obra cinematográfica (su protagonista Shunji Iwai interpreta a un director insatisfecho como ya hiciera Mastroianni en el Ocho y Medio de Fellini). Así pues, vemos al propio protagonista cámara en mano intentando buscar sentido a su vida a través del cine con la ayuda de su atormentada compañera.

EL CINE DENTRO DEL CINE

18.jpg

Hay que destacar ante todo lo anterior y que ha hecho más personales y controvertidas sus películas, (dejándolo claramente definido en Evangelion) el componente sexual derivado en la perversión y depravación emocional de sus personajes. Shinji Ikari, el protagonista de Evangelion, se siente absolutamente confuso respecto a su relación con las mujeres y su pérdida de la inocencia a través del despertar de sus deseos carnales. Por otro lado, Hiromi, la colegiala destinada a la destrucción en Love & Pop, que no duda en traspasar la barrera hacia la prostitución para conseguir dinero, se ve inmersa en una sociedad perversa, depravada y llevada al limite, en la que sus amigas no parecen darse cuenta de la gravedad de la situación. Con todo esto asistimos en Love & Pop a un recital de referencias sexuales derivadas de la temática de la película, que si bien la mayoría se insinúan, a medida que avanza el metraje se hacen más evidentes, directas y violentas. En Ritual esta temática se reduce a meros diálogos sobre la sexualidad y planos más o menos sensuales, mientras que en Cutie Honey Anno vuelve a subirse de tono en clave de entretenimiento y humor, perdiendo totalmente el mensaje crítico y duro de Love & Pop.

19.jpg 20.jpg

Para finalizar, el sonido ambiental y la música son dos elementos inseparables en sus peliculas. Los sonidos de la naturaleza entran en conflicto con los del mundo urbano en gran parte de su obra, todo ello aderezado con una sutil mezcla de música pop y clásica predominando las piezas de piano que al igual que en el cine de Iwai se convierten en un elemento inseparable para la imagen dando una mirada nostálgica y romántica a los momentos más emotivos y reflexivos de sus películas.

Genio o tomadura de pelo, Hideaki Anno ha pasado a ser uno de los personajes mas polifacéticos en Japón tras su obra maestra de la animación Evangelion. Su cine, lamentablemente considerado en un segundo plano es una oportunidad única y apasionante para sumergirse en su personal mundo, demostrando si cabe una mayor introspección sobre sí mismo, un mayor equilibrio entre el fondo y la forma y una mayor madurez detrás de las cámaras que sobre el papel, sin dejar de lado su recurrente critica al otaku evadido de la realidad que debe aspirar al cambio para encontrar realmente la felicidad así como el amor como única vía de entendimiento y esperanza para encontrar el sentido de nuestras vidas. Y es que al igual que ocurre en menor medida con Katsuhito Ishii, merecería mucho la pena ser antes animador que director de cine, los resultados de tal combinación para el séptimo arte son irrepetibles e inolvidables.

DELANTE DE LAS CÁMARAS

21.jpg 22.jpg

La fama de Anno le ha llevado también a realizar pequeños papeles como actor, en su mayoría haciendo de animador, es decir, de si mismo. Sus apariciones más destacadas casualmente han sido en las dos películas del también animador Katsuhito Ishii, en las cuales le vemos contradictoriamente encarnando a una persona positiva, entrañable e inocente, nada que ver con los atormentados protagonistas de sus obras. Definitivamente los polos opuestos también se atraen. Por otro lado la aparición en otras dos peliculas de Suzuki Matsuo no hacen más que afirmar el buen ojo de estos directores para encargarle actuar en estas películas llenas de referencias al mundo del anime, a los otakus y al resto de extravagancias y surrealismo que este mundillo es capaz de dar.

NOTA: Tanto este artículo como las notas biográficas son obra de acbarra, que los publicó en una restrospectiva sobre el director que puede encontrarse en Allzine.

2 Respuestas

  1. shinji ikari

    excelente articulo, del que es sin lugar a dudas mi director favorito. me encanta su forma de percivir la realidad y de como la plasma con esa poderosa narrativa por imagenes simplemente es un director de culto.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.