til madness

Feng Ai (Til Madness do us Part, 2013)
Director: Wang Bing, Duración: 227 min, Género: Documental

Creo que es inevitable que la idea de enfrentarse a un documental rodado cámara en mano, con casi cuatro horas de duración (227 minutos para ser más exactos) y con una temática tan específica (el día a día de un hospital psiquiátrico chino de la provincia de Yunan) resulte sobrecogedora y que no muchos tengan ni las ganas ni la paciencia de llevarlo a cabo. Til Madness Do Us Part no es un trabajo fácilmente accesible o que vaya a cautivar a masas, seguro que eso lo tenía claro Wang Bing cuando se puso en marcha con él, pero a la vez también hay cosas que me llama mucho la atención.

Se trata de un documental con mucha “alma” de documental, me explico; creo que los mismos elementos que hacen de él un trabajo no comercial son lo que yo más aprecio en un trabajo de estas características: la ausencia de banda sonora, la larga fase de documentación, el hecho de no estar doblado al castellano, los rótulos que indican datos sobre los personajes, la cámara en mano, la excesiva cercanía a las situaciones narradas… en los documentales más comerciales esto muchas veces peca por su ausencia en detrimento del periodismo más televisivo. Pero Wang Bing es todo lo contrario y consigue un discurso más personal y verdadero.

Feng ai (Til Madness Do Us Part) narra las condiciones de vida que existen en un manicomio que parece una cárcel. En él vemos cómo se cometen flagrantes violaciones de los derechos humanos por parte de los responsables de este servicio público sobre sus indefensos pacientes, todo con escalofriante normalidad, delante de nuestros ojos, delante de una cámara grabando… ¿qué no harán cuando nadie les mire?

til-madness-do-us-part-2

Wang Bing pasa mucho tiempo documentándose y conviviendo con las personas y los lugares que luego serán protagonistas de sus trabajos. Sólo después de este tiempo puede llegar a plantearse si realmente es eso lo que quiere contar, si siente conexión con ello. Para poder filmar del modo en el que lo hace, explica el director en una entrevista, antes debe entender la perspectiva de cada persona. Es sorprendente la proximidad con la que sentimos cada situación y escena, nuestra presencia como espectadores se palpa sin que eso merme la naturalidad con la que actúan. Esto en parte es gracias a que Wang Bing trabaja llevando él solo todo su equipo encima, concentra todo en su cuerpo y gracias a eso puede ganarse esa invisibilidad y libertad de movimientos. El sonido también lo graba por su cuenta sin ayuda de micrófonos o pértigas. Todo un reto. En Feng ai Bing estuvo cuatro meses filmando material y, pese a durar cuatro horas, el director afirma que necesitaba dos más, que es corta y faltan muchos detalles.

El hospital que vemos está situado en la provincia de Yunan pero Wang Bing visitó otros hospitales, también en Pekin, y afirma que la única diferencia notable es el tamaño, no el funcionamiento. Que no es un ejemplo aislado.

Feng ai está rodada sin el permiso de las autoridades chinas, conseguirlos no hubiera sido nada fácil para su director. Wang Bing tuvo que mantener el proceso de grabación en secreto y no sabía si podría terminarlo. El problema de una grabación así en China no son tanto las autoridades como otros mandos burocráticos a quienes, si no les gusta lo que haces pueden impedirte entrar en un espacio. Acabarla fue un reto, pero una vez terminada se acabó el problema, porque ya no pueden ponerte cortapisas y sólo queda distribuir tu trabajo a todo el interesado en verlo.

til madness

Todo esto hace de Til Madness Do Us Part un trabajo muy valiente y digno a tener en consideración, una obra de proporciones napoleónicas y que requiere esfuerzo y paciencia, ganas y verlo con algo de distancia debido a la dureza de su contenido. Sólo con los letreros informativos nos damos cuenta de la envergadura de lo que nos muestra al nombrar a la gente por su nombre y por los años que llevan en el hospital. Es duro poner cara a alguien que lleva 15 o 20 años así.

Redacción: Violeta Vega Muñoz

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.