Cómo ser Teruo Ishii

Iniciamos con este ciclo nuestro particular Cine-Club, que prentenderá ofrecer de una manera diferente, más amena, participativa y luchadora, una serie de películas, directores, géneros,… De momento, todo o casi todo está por inventar y desarrollar, pero preferimos hacerlo junto a vosotros…

Y hemos elegido para comenzar un nombre emblématico, que reune en si mismo todos nuestros buenos propósitos: Teruo Ishii… Porque Teruo Ishii es uno de los directores más grandes del cine japonés de género y sin embargo es un completo desconocido, después de todo… Mientras todos hemos visto una y otra vez las películas de Seijun Suzuki o Kenji Fukasaku, le negamos a este hombre su lugar merecido junto a ellos, y lo que es peor, nos deleitamos con las obras de su hijo predilecto: Takashi Miike, su sucesor en tantas cosas (mezcla explosiva de ese trío perverso). Por eso nos hemos propuesto a través de un puñado de películas, todas con subtítulos en nuestro idioma (algunos se estrenan para la ocasión), ver cómo podemos ser Ishii, siguiendo sus magistrales lecciones, que van desde el cine negro más ortodoxo (o no) hasta los delirios marciales de la mano de Sonny Chiba…

No sabemos cuál será el resultado de esta propuesta, en la que esperamos que todo el mundo participe activamente,… pero una cosa tenemos por segura: el descubrimiento de su filmografía puede ser un acto de felicidad cinéfila como pocos… Además, próximamente sacaremos una catálogo en .pdf.

Este ciclo hubiera sido imposible sin la participación de Alikuekano (suya es la introducción que sigue), de Mëry-san (esos magníficos banners), de Krillov, de OZN, de Luzu, de aguijón, de Conri y más gente, que han aportado traducciones y ripeos…

Y para terminar, queremos dedicar este ciclo a OZN De acuerdo ;) . Que lo disfrutéis.

Teruo Ishii en cuatro películas,
segundas partes y una película sorpresa.

Tomemos perversión, erotismo, vaudeville, teatro… tomemos lo grotesco y lo lúdico, las mas brutales torturas y el mas refinado uso de la cámara y la dirección… Tomemos todo esto y obtendremos a Teruo Ishii, uno de los grandes del cine japonés.

Ishii, nacido en Tokio en 1924, fue un rebelde e inconformista desde sus primeros años, dejando sus estudios para trabajar como ayudante de cámara y posteriormente como director para la Shintoho, estrenándose en esta faceta en 1957. Durante sus primeros años dirigiría las 6 primeras entregas del super héroe “Super Giant”, donde dejaría entrever su estilo en algunas escenas increibles, como esa troupe de bailarines que forma los extraterrestres para no ser descubiertos en su incursión a la Tierra.

Comenzando los 60 Ishii recae en la Toei y se lanza a los thrillers policíacos dejándonos la memorable saga “Chitai” o “Line”. Black Line (1960) es la primera de las películas que hemos seleccionado para este ciclo sobre el director, una cinta oscura y trepidante al mas puro estilo del cine negro de la época. En aquellos años Ishii descubriría el talento de Ken Takakura, con el que trabajaría en algunas entregas de la saga de “Gyangu”, y con el que comenzaría una de las sagas más prolíficas del cine japonés en clave de drama carcelario, Abashiri Prision, presente igualmente en el ciclo. En ella Ishii nos muestra un drama clásico y épico, manejando los hilos como él sabe hacerlo.

A partir de finales de los 60 Ishii sufriría su descenso a los infiernos, y empezaría a rodar cintas eróticas, pervertidas y grotescas como pocos habían sido capaces hasta entonces. Una mezcla de humor, sadismo e irónico drama presentado de la manera más natural del mundo, como algo que se ve todos los días en la calle, con ese estilo entre teatral y circense en muchos momentos. En la saga Hot Springs Geisha nos encontramos con una comedia ligera y muy picante. Con la saga Joys of Torture explorará la época de las torturas en Japón e incluso adaptaría obras del escritor Rampo Edogawa (mítico dentro del mundo del terror y la perversión mas infame).

De los locos setenta nos llegan las dos últimas cintas de nuestro particular ciclo sobre el director. La primera de ellas es la increíble Female yakuza Tale: Inquisition and Torture (1973), donde nos encontramos con una cinta cargada de erotismo, torturas, personajes delirantes, planos imposibles, escenas al más puro estilo teatral y un ritmo trepidante. Cerramos este homenaje con The Executioners, con el gran Sonny Chiba en una cinta de asesinos a sueldo violenta y humorística, con escenas verdaderamente antológicas.Los años locos de Ishii terminarían con varias cintas dedicadas a las “bandas de motoristas” y después se retiraría de la dirección debido a la crisis de la industria, para volver en los 90 y ofrecernos enfermizas y grotescas cintas como Hell o su última adaptación de Rampo Edogawa, “Blind Beast vs Killer Dwarf”.

Después de esta cinta Teruo Ishii fue diagnosticado de cáncer y moriría en Agosto de 2005, a los 81 años de edad, dejándonos las cintas mas delirantemente obscenas de la filmografía nipona.

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.